Por Alicia Vergara Ruz
{"multiple":false,"video":{"key":"oVwPWmOWql","duration":"00:05:09","type":"video","download":""}}
Video relacionado – Derechos reproductivos, identidades de género y masturbación: Los agujeros de la educación sexual chilena (05:09)

ONU Mujeres define al feminismo como la “defensa de la igualdad de derechos sociales, políticos, legales y económicos de la mujer respecto al hombre”.

En las tres primeras olas feministas los tópicos se centraron en las luchas por derechos: convertirse en ciudadanas, votar en las elecciones para elegir a nuestros representantes y, posteriormente, poder trabajar en el espacio público y así dejar de hacerse cargo unilateralmente de las labores domésticas.

La historiadora y escritora María José Cumplido asegura que la cuarta ola feminista “en lo personal, la empecé a ver con mayor intensidad en 2015-2016”.

En 2015, un grupo de periodistas argentinas hizo viral la campaña #NiUnaMenos. Mediante manifestaciones masivas y el uso activo de las redes sociales, exigieron el fin de la violencia hacia las mujeres y su resultado más grave: el femicidio.

Aún así, la historiadora afirma que la cuarta ola del feminismo comenzó “en la segunda década del siglo XXI y en 2018 se evidenció debido a la explosión pública que tuvo”.

Lee también: ¿Es la sororidad una utopía? Chilenas analizan si un pacto de solidaridad entre mujeres es posible

En 2018, las mujeres chilenas se tomaron sus casas de estudios para exigir respeto y terminar con los abusos ejercidos por parte de sus compañeros y profesores en lo que se conoce popularmente como “el mayo feminista”.

La escritora Nuria Varela publicó Feminismo para principiantes (2005), donde explica en detalle las primeras tres olas del movimiento feminista junto con sus distintas corrientes. En 2019, en tanto, Varela lanzó Feminismo 4.0. La cuarta ola, en el que define las últimas corrientes.

Si bien el feminismo es un concepto como tal, lo concreto es que existen distintas vías para alcanzar el fin principal, las cuales son llamadas “corrientes feministas” y se evidencian en distintas olas.

Basado en las definiciones de ambas publicaciones, en CNN Chile te mostramos una lista con los feminismos más recientes que debes conocer:

1. Feminismo interseccional

Enfocado en la teoría queer -deconstrucción de lo que conocemos como género, identidades y orientaciones sexuales-, asume que el género es una construcción social para perpetuar la opresión. Surge como respuesta al feminismo radical que asocia el género al sexo. Busca el fin de la opresión y la binariedad, además de la equidad para las mujeres de todas las razas, de todos los géneros y LGBTQ+.

2. Transfeminismo

Sigue la línea del feminismo interseccional. Para las transfeministas, se es mujer aunque no se nazca con vagina, debido a que el género y el sexo no tienen una relación que dicta por sí misma la identidad.

3. Feminismo radical

Surge en los ’70 como respuesta al feminismo socialista, el cual trata la opresión que vive la mujer directamente relacionada con la lucha de clases y el capital, pero no toca la opresión que viven las mujeres, por ejemplo, con la decisión de ser madres.

4. Feminismo radical trans – excluyente

Es una tendencia del feminismo radical que no considera a las mujeres transgénero o transexuales como mujeres porque no nacieron con los genitales correspondientes a dicho sexo.

Lee también: Girls can do anything: 5 libros para niñas que quieran acercarse al feminismo

5. Feminismo factual

Busca la equidad entre hombres y mujeres, pero reconoce que existe una diferencia biológica entre ambos, lo cual podría convertirse en un impedimento para lograr la igualdad.

6. Feminismo liberal

Esta corriente luchó para conseguir el voto de las mujeres. Actualmente, su enfoque se basa en una crítica al patriarcado y cómo perpetúa la idea de que las mujeres son menos que los hombres en ámbitos intelectuales y físicos. Buscan más espacios de poder liderados por mujeres.

7. Feminismo de la diferencia

Atendiendo a lo que dictan la mayoría de las corrientes feministas y las definiciones de género y estereotipos de género planteados por Judith Butler, asociar un estereotipo tanto “femenino” a las mujeres como “masculino” a los hombres no es lo idóneo. No obstante, este feminismo reivindica el estereotipo de género femenino como algo propio de la mujer. No ven lo femenino como algo malo o degradante, por lo contrario, es algo que caracteriza a las mujeres y hay que resaltarlo.

8. Feminismo de la igualdad

Simone de Beauvoir dijo “la mujer no nace, se hace”. Esta corriente asegura que los roles de género no existen, por ende, los estereotipos que se le asocian a un género no debiesen ser parte de la crianza de niños y niñas. Persigue la igualdad de derechos entre hombres y mujeres como punto de partida para una sociedad equitativa.

9. Feminismo abolicionista

Busca el fin de la prostitución, la pornografía y la maternidad subrogada, puesto que, según esta corriente, atenta contra la dignidad de las mujeres.

Lee también: “Sería feliz participando en Lastesis”: 5 abuelitas chilenas cuentan qué es para ellas el feminismo

10. Feminismo reglamentarista

Rechaza moralmente la prostitución, pero busca su regulación para evitar la clandestinidad y así proteger a las mujeres que deciden trabajar como prostitutas.

11. Feminismo legalista

Ve a la prostitución como una actividad laboral, porque son las mujeres quienes deciden trabajar como prostitutas. Por ello, debe garantizar derechos y protección social y jurídica.

12. Feminismo institucional

Busca que las mujeres se sitúen en el sistema, en las instituciones, para ganar espacios de dominación caracterizados por sólo incluir a los hombres. Es criticado porque busca participar en un lugar desde el cual siempre se ha oprimido a las mujeres.

13. Feminismo antiespecista

Esta corriente dice que, tal como el sexismo discrimina y es una causal para ejercer opresión en contra de las mujeres, también lo es el especismo con los animales. Advierte que el patriarcado y el especismo son formas de discriminación, jerarquía y dominación. Identifica el consumo de las especies hembras, por ejemplo, las vacas y su producción de leche y las perras y la venta de sus cachorros, como algo problemático.

Lee también: Brecha salarial y trabajo en el hogar: La doble carga de las mujeres en el mundo laboral

14. Ecofeminismo

En la misma línea del feminismo antiespecista, el ecofeminismo recalca que no podemos exigir el fin del patriarcado si no se aplica para el fin de la opresión que viven todas las especies y el ecosistema.

15. Ciberfeminismo

Dice que se deben utilizar las nuevas tecnologías de información para luchar por la equidad de género. Identifican a las redes sociales como un punto estratégico con el fin de deconstruir el imaginario social a los que relacionamos los estereotipos de géneros que influyen en la opresión social de la mujer para así construir sujetas políticas que buscan la equidad.

Tags:

Deja tu comentario