Ignoró y prosiguió. El sacerdote argentino, Roberto Barco, fue acusado por presuntos abusos sexuales contra menores en California, Estados Unidos, entre los años 2009 y 2011 cuando estaba en la parroquia San Salvador de Colton. Hoy es administrador parroquial de la Iglesia de María Inmaculada de Cochamó, un pueblo que bordea el fiordo de los confines de Petrohue, a 100 kilómetros de Puerto Montt. Dicho cargo, lo asumió el 5 de mayo de 2018.

La denuncia que le pesa al sacerdote, se hizo efectiva cinco años después de ser expulsado de la diócesis estadounidense, un 25 de abril de 2016. Pese a su remoción, hecha el mismo día de la acusación, los informes de delación trascienden si uno de los acusados decide ejercer cargos en otra diócesis, pues, el haber sido destituido no lo impide. Barco sacó provecho de eso.

Lee también: ¿Valió la pena? Esto le pasó a la mujer que interrumpió la final de la Champions

“Excluido para siempre de cualquier ministerio en la diócesis de San Bernardino”, dice el informe, y agrega que el sacerdote regresó a su diócesis de origen, Chascomús, en Argentina, informa La Nación. 

No es el único, pero si uno de los pocos entre hartos

La lista de presuntos abusadores, o bien, de acusados de hacerlo, fue difundida por el obispo Gerald R. Barnes, la que dio a conocer a los “clérigos acusados convincentemente de abuso sexual a menores”, que incluía a 34 sacerdotes acusados de dicho cargo a lo largo de 40 años. Entre ellos, Roberto Barco de 65 años.  

A ese informe, después se añadirían otros nombres que sumarían 54 sacerdotes acusados en toda la arquidiócesis norteamericana, según ratificó el propio arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, dos meses después de que se diera a conocer la lista.

Una de las pocas revelaciones complejas que destapan a hartos.

Te puede interesar: Con médicos chilenos involucrados: Revelan vínculos entre app de fertilidad y fundación anti-aborto

En el caso de Barco, es uno de los pocos que ejerce después de una acusación de ese tenor, pero uno de los hartos que le pesa una imputación ya prácticamente común en el mundo clerical. 

Pese a la resolución de la sede californiana de San Bernardino, en Argentina lo desmienten. En la diócesis de Chascomús rechazan los cargos en contra de el sacerdote y aseguran que la denuncia fue elevada a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Dicho organismo dio por cerrada la causa por una supuesta “ausencia de delito“.

En conversación con el medio argentino, el sacerdote, tras ser ubicado en una carretera luego de insistentes mensajes de WhatsApp, única forma por la que puede ser contactado, afirmó que jamás en “su vida tuvo una conducta inapropiada con niños a los que tanto amo“.

Lee también: Informe vinculó al presidente de Haití en el caso de corrupción de Petrocaribe

“Para Dios nada es imposible”, acotó ante sus deseos de volver a la arquidiócesis de Los Ángeles. Sería justo que me aceptaran nuevamente para seguir trabajando allí“.

Tags:

Deja tu comentario