El pasado jueves 28 de marzo, la ministra en visita de la Corte de Apelaciones, Romy Rutherford, reveló una grabación correspondiente al ex jefe de Finanzas del Ejército, general (r) Jozo Santic, que sirvió para confirmar el uso fraudulento de facturas cuando estaba en el cargo.

De acuerdo a la información consignada por La Tercera, la jueza atribuye a Santic la gestión de un total de 60 facturas falsas por $88.178.948, a la empresa de insumos computacionales Tecnodata, entre diciembre de 2010 y diciembre de 2013.

En este periodo el comandante en jefe del Ejército era Juan Manuel Fuente-Alba, quien se encuentra procesado por malversación de caudales públicos por $3.500 millones.

En base a las declaraciones de los funcionarios de la Tesorería del Ejército, se pudo establecer cómo era el modus operandi para gestionar las facturas fraudulentas, que habrían sido usadas para gastos personales y otras actividades del Ejército.

En su declaración a Rutherford, el ex subtesorero del Ejército, Clovis Montero, señala que “una vez que Tecnodata recibía el pago, le hacía entrega a él del 66 % del valor de la factura, toda vez que Esquivel se quedaba con el IVA más el 15 %. De lo que él recibía en dinero en efectivo, señala que hacía la entrega del total a Santic”.

Según el procedimiento,algunos de los destinos de estos dineros fueron invitaciones de un bingo para las señoras de los oficiales, la celebración del cumpleaños del general Antonio Cordero Kher en un restaurante y colleras Mont Blanc.

Montero reconoció también que los fondos podían ser en pesos, dólares o euros: “Respecto de los euros, Santic se los pedía para que Gino Mesina, que en ese tiempo estaba en la misión militar de Chile en España, le comprara repuestos para el auto del hijo, que al parecer, además de ser mecánico, corría autos”.

De acuerdo al testimonio del ejecutivo de ventas de Tecnodata, Julio Esquivel Fernández, Montero compraba televisores y DVD que eran regalados a funcionarios de la Tesorería del Ejército.

Además, recordó un curioso episodio: “Montero le compró una tablet (de cerca de $300.000) para regalársela a Santic y a este último no le gustó, por lo que lo llamó por teléfono pidiéndole que le cambiaran la tablet por una de mejor calidad”. Otro testigo de la causa difiere del monto y afirmó que se trató de un iPad que costó un millón de pesos.

Misión financiada “malamente”

En su declaración, Santic explicó que la Misión de Paz (Opaz) de Chile en Haití se financió “malamente”, debido a que “el Estado, quien tendría que haber financiado esta operación de paz, no proporcionó los recursos suficientes para ello”.

Detalló que la misión fue pagada “con Fondos Fora (fondo Rotativo de Abastecimiento) y/o presupuestarios para estos fines, porque no podían ser pagada con recursos de la Ley Reservada del Cobre, solo utilizados para compra de pertrechos-, razón por la cual posteriormente las adquisiciones que tendrían que haberse hecho con Fora o presupuesto se cargaban a la Ley Reservada del Cobre”.

Respuesta de Santic

Al ser interrogado por la jueza Rutherford, ex jefe de Finanzas del Ejército negó que se quedó con dinero de las facturas falsas, aunque reconoció que sí hubo irregularidades: “Sí se hizo esto de haber comprado regalos para distintas personas, celebraciones y eventos que se pagaron con facturas falsas, fue en contadas oportunidades, no era una práctica normal”.

En cuanto a si tiene conocimiento de otros oficiales que sabían de estas prácticas, se señaló que “no sabría decir quién más sabía sobre esto, sobre las facturas falsas y lo que se pagaba con ellas. Él supone que todos los que iban al almuerzo estaban involucrados. Eran los oficiales de planta destinados a la Dife, el año 2012-2013″.

Tags:

Deja tu comentario