El próximo domingo 14 de abril se estrenará la octava y última temporada de Game of Thrones, la popular serie de HBO, que mostrará cuál será el destino de Westeros luego de las sucesivas batallas por el Trono de Hierro y la llegada de los White Walkers, quienes lograron cruzar el Muro.

El fin de la historia ha sido ansiosamente esperado por los seguidores de la serie, pero también por uno de sus protagonistas, quien no ha disimulado su felicidad y alivio por el fin del proceso: se trata del actor Kit Harington, que interpreta a Jon Snow, el Rey en el Norte y quien podría ser el legítimo heredero a la corona, luego de que se conociera que en realidad es hijo de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen.

En diversas oportunidades, el actor de 32 años ha dejado en claro lo desgastado que se encuentra por las grabaciones de la serie, que empezaron hace ocho años, debido a la exigencia profesional que requiere la infraestructura casi sin precedentes de la producción.

Te puede interesar: “El lugar de una mujer sólo lo decide ella”: El video de “Game of Thrones” que reivindica a sus protagonistas en el 8M

“Había días en los que llegaba a casa y pensaba que no quería volver a actuar y que cuando Juego de Tronos acabara yo también me iría y no volvería a interpretar nunca más. Me decía a mí mismo: ‘¡Quiero dejarlo, quiero dejarlo!’. Pero tampoco sabía a qué podría dedicarme después. Amo actuar y solo espero seguir mejorando”, dijo en una entrevista.

“El final de la serie llega en el mejor momento para mí y para todos los involucrados en ella”, afirmó a Digital Spy. “¡Será liberador solo el pensamiento de tener todo un año libre! Ruedas durante seis meses, pero la mitad de los proyectos en los que te gustaría participar se empiezan a grabar antes de que ese tiempo termine. Hay muchas cosas que no puedes hacer. Estoy deseando finalizar, ocho años son suficientes. No me gustaría que se extendiera más”, agregó.

Por otra parte, el británico ha tenido problemas para poder rentabilizar el status que le concedió ser el protagonista de una de las series más populares del último tiempo debido al ajustado calendario de grabación, que es su debut como intérprete, y enfrenta el temido encasillamiento made in Hollywood

De este modo, desde 2011 apenas ha protagonizado una miniserie para la BBC (Gunpowder) y películas como “Pompeya”, que no han estado ni cerca del éxito de crítica y popularidad de Game of Thrones.

Te puede interesar: HBO lanza el esperado primer trailer de la última temporada de Game of Thrones

Tags:

Deja tu comentario