Tras casi siete décadas y tres generaciones de diseños, la producción del Volkswagen Beetle llega a su fin.

El curvo auto compacto tuvo sus inicios en la Alemania nazi, jugó un rol importante en el resurgimiento de la economía germana tras la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en un icono en todo el mundo.

Ferdinand Porsche presenta una nueva versión convertible del KdF-Wagen al lider nazi Adolph Hitler en 1938. KdF defendió el lema “Kraft durch Freude” o “fuerza a través de la alegría”. Diseñado para ser asequible y fácil de operar para el alemán ordinario, fue más conocido popularmente como “el auto de la gente”, o “Volkswagen”.

Muy pocos Volkswagens fueron efectivamente producidos por ciudadanos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. En lugar de eso, la fábrica que había sido construida para hacer Volkswagens fue usada para producir vehículos militares. Después de la guerra, sin embargo, la fábrica fue reiniciada por la armada británica y comenzó la producción de autos Volkswagen. Para 1949, incluso los estaban exportando.

Para 1955, más de un millón de Volkswagen habían sido producidos. (“Beetle” no se convirtió en el nombre oficial del modelo sino hasta fines de los 1960s) Continuaría hasta convertirse, al menos por un tiempo, en el auto más vendido del mundo.

Una estación de servicio, atendida sólo por mujeres, atienden un Volkswagen en Deidesheim, Alemania, en 1954. El motor original del Beetle estaba en la parte trasera, dejando el área bajo el capó para carga y una rueda de repuesto.

Un hombre montando un camello en Turquía encuentra un Beetle en el camino de Estambul a Ankara.

Con un motor puesto en la parte de atrás, las ruedas trasera potenciaban el auto hacia adelante, dándole al Beetle excelente tracción en condiciones difíciles. Aquí, esquiadores van en su Volkswagen en los Alpes Suizos.

Cuerpos del Beetle siendo transportados por una línea de producción en 1965. Luego serían descendidos sobre el chasis de los autos.

Para los años sesenta, los Beetles podían ser encontrados al rededor del mundo siendo usados para una variedad de propósitos. Muchas ciudades, incluso, lo usaban como autos de policía.

Otros autos fueron considerados, pero el Beetle estuvo en el elenco en el rol principal de la película de Disney de 1968 “The Love Bug”. El filme ayudó a cimentar la popular imagen del auto como un adorable compañero.

El Beetle, junto con el bus Volkswagen, se convirtieron en sinónimos del movimiento hippie en los sesenta y los setenta. Aquí, una pareja de asistentes al festival de Woodstock, en 1969, tomando una siesta sobre el auto.

El diseño simple e instantáneamente reconocible Beetle ha sido sujeto frecuente de numerosas piezas de arte. Este Beetle, siendo conducido en una marcha en Nueva York en 1970, tiene un chasis decorativo hecho de hierro.

Un modelo de 1938 de un naciente VW Beetle está en exhibición en los cuarteles generales de Christie’s en Londres. El modelo fue comprado por cerca de 65 mil dólares en 1996.

En 1997, Volkswagen reveló el New Beetle. El auto tomó el diseño curvo icónico del original, pero era un auto completamente diferente. Compartiendo la mayor parte de la ingeniería del popular Volkswagen Golf, el motor fue movido a la parte frontal, como la mayoría de los modelos actuales.

Preparando todo para una expo en Hannover, Alemania, en el 2000, un trabajador cuidadosamente remueve la capa protectora de un New Beetle.

Cerca de una fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo, está el Autostadt, un centro para visitantes que tiene un museo, una pista de manejo, restaurantes, un cine y un circuito de pruebas para niños. Aquí, los más pequeños pueden manejar modelos Beetle eléctricos de juguete y así recibir una “licencia de conducir infantil”.

Los empleados de Wolkswagen en Alemania sostienen fragmentos del auto mientras posan juntos para formar un corazón en torno a un VW Beetle. La compañía promete proveer partes para los viejos modelos durante los siguientes 15 años. El lienzo de abajo dice “seguiremos atendiéndote”.

Incluso después de la introducción del New Beetle, el antiguo motor en la parte de atrás seguía siendo fabricado en algunos mercados. El último de ellos fue producido en 2003 en una fábrica en México. Allí, un grupo de charros interpretaron temas para despedir al último Beetle del estilo antiguo mientras salía de la linea de ensamblaje.

Con su forma más “juguetona”, el Beetle inspiró un sinnúmero de juguetes y versiones en miniatura del auto. Aquí, algunos de ellos están siendo mostrados dentro del maletero frontal.

Tags:

Deja tu comentario