{"multiple":false,"video":[]}

Abrigar a los chilenos con poco combustible y sin contaminar el ambiente es una tarea compleja. Para el experto en termodinámica, Héctor Becker, esto es un desafío que promete conseguir.

Así lo afirma, al presentar el prototipo de un calefactor a leña de combustión lenta, que ya ha dado buenos resultados al conseguir más de un 90% de eficiencia calórica, junto con reducir en un 75% las emisiones de gases contaminantes.

“Que la energía de la leña se transfiera a las viviendas y no a los pulmones de la gente”, señala el investigador penquista en el portal de la Corporación Chilena de la Madera (CORMA).

El desempeño de este calefactor será evaluado en los laboratorios del Departamento de Ingeniería en Maderas de la Universidad del Bio Bío, donde se espera que sean ratificados los resultados positivos de las primeras evaluaciones.

Sin embargo, según indica William Gacitgúa, director de este departamento de la UBB, “aún hay mucho por hacer para entregar a nuestra sociedad un producto totalmente evaluado con mediciones científicas que den garantía de sus bondades en términos de bajo consumo de leña, equilibrio térmico, rendimiento y composición de los gases de la combustión”.

La apuesta de Becker está en mejorar la eficiencia energética y el rendimiento de los sistemas de calefacción que usan madera como combustible. Para esto, creó un equipamiento casero, adaptando el diseño de las calderas de alta eficiencia con las instalaciones industriales modernas.

Con esta nueva tecnología, la cámara de combustión está conformada por un sistema de tubos cuya disposición logra recuperar la radiación que emite la leña.

Esta idea fue inspirada por el concepto creado por Spillingwerke en Alemania para elevar la eficiencia de sus calderas de biomasa, lo que fue perfeccionado por el investigador chileno en una serie de proyectos industriales que realizó en Centroamérica, donde estuvo radicado.

Al sistema, Becker sumó una cámara de combustión catalítica que permite quemar bien y transmitir al hogar el calor eficiente de “una astilla por hora”.

“Cuando encendí el prototipo por primera vez, a los pocos minutos, los gases de salida se hicieron traslúcidos. Eso sucede porque antes de alcanzar la temperatura necesaria para producir la conversión catalítica, las celdillas del convertidor dividen los gases remanentes y los mezclan con el aire secundario y las llamas, logrando que en su mayoría se enciendan”, explica el creador de este calefactor.

Sobre esto, agrega que “nuestro sistema logra quemar tres o cuatro veces menos leña para calentar la vivienda, logrando aportes importantes tanto al usuario como al ambiente y al recurso forestal, pues requiere quemar sólo una pequeña parte del combustible que hoy se emplea, para tener el confort que necesita nuestro hogar”.

Hasta ahora, Héctor Becker ha construido dos prototipos de esta estufa de combustión lenta, y en las dependencias de la maestranza Inti, de Penco, prepara otros 10 dispositivos similares que serán soldados con tecnología alemana.

Tags:

Deja tu comentario