{"multiple":false,"video":[]}

Por Joan Xavier Alemany. 

Donkey Kong Country: Tropical Freeze para Nintendo Switch es uno de los varios port de WiiU que llegó a portátil. Pero aquello no lo hace menos importante.

En una consola pensada -cómo no- para los viajes, juegos de plataforma y de orientación casual son fundamentales en el catálogo, y esta entrega de la franquicia es uno de los exponentes más destacables. 

Tiene cambios, por cierto, respecto a la versión de WiiU. Por eso te detallaremos aquí tres aspectos para que determines si “Donkey Kong Country: Tropical Freeze” es o no para tí: 

 

GRÁFICA

Si bien no es un aspecto determinante, sí vale la pena puntualizar aquellos cambios que permiten afirmar lo que no resulta fácil de notar a simple vista: que se ve levemente mejor que en WiiU. 

Haciendo la comparativa, podemos encontrar bordes un poco más suavizados en el modelo de los personajes y de los elementos del fondo. Es un antialiasing leve pero muy necesario y eficaz a la hora del close-up.

Todo esto sumado a la reducción del “blur” observable durante los niveles en la versión de la consola anterior de Nintendo. 

(FOTO: Youtube/AltChar)

Al margen de los cambios, y para quienes no han tenido la posibilidad de jugarlo antes, Tropical Freeze ofrece una versión refrescante de aquellos elementos que hicieron tan queribles y populares a los primerísimos videojuegos de la franquicia en los tiempos de SNES

Comenzando porque mantienen la estética general de los personajes, algo que no siempre podemos dar por sentado, y sólo mejora en calidad. Pero por sobre todo, destacamos el colorido ambiente playero y siempre cambiante de isla en isla.

No existe nada qué objetar en este aspecto. Resulta gratificante sentir cómo el diseño particular, lleno de detalles, de cada nivel permite que la jugabilidad se complemente y no se vuelva tediosa.

 

GAMEPLAY

Todos sabemos qué esperar cuando tenemos un Donkey Kong en frente, y en este sentido no decepciona. 

Es cierto, es un port de un juego que tiene más de cuatro años de antigüedad, pero su presencia debe ser valorada en la portátil. Hay pocos juegos casuales que logren el efecto de “tomar y jugar”, sobre todo en modalidad de dos jugadores. 

Ese es un claro beneficio en Nintendo Switch gracias al par de joy-cons. En cualquier momento puedes añadir a un amigo y continuar con la historia donde la dejaste. Los tiempos de carga son agradablemente rápidos, considerando que morir una y otra vez es una sentencia inevitable para avanzar. 

Pero respecto a la jugabilidad misma, es innegable el estilo que Donkey Kong ha logrado refinar a través de los años. Quienes no han jugado ningún título desde la época de SNES tendrán una zona de confort asegurada al momento de atravesar aquellos niveles que requieren una reacción rápida al tomarse de las lianas y los bordes de los techos. 

Y también es todo un éxito ir variando de fase con la modalidad bajo el agua. Un sountrack con un estilo inigualable y una jugabilidad radicalmente diferente va refrescando constantemtente la experiencia, el asombro y el descubrimiento durante el juego.

Sin embargo, quienes se vienen integrando encontrarán una sensación extraña al momento de maniobrar en el aire y aterrizar. Puede ser difícil en un comienzo, no obstante, las acciones que los personajes pueden ejecutar resultan tan intuitivas que acostumbrarse a aquello puede tardar tan sólo la primera hora de gameplay. 

Tendremos, además, distintos objetos potenciadores para que la aventura resulte un poco menos estresante, sobre todo para los más jóvenes que pueden no estar habituados al ensayo y el error.

Por otro lado, es especialmente valorable que en el diseño de los niveles sigan manteniéndose aquellas fases que nos hicieron gozar en los noventa, como la acción sobre rieles. 

Pero no sólo eso, sino que también se reinventan para presentarnos más acciones posibles a realizar, y distracciones en el escenario con abruptos cambios de cámara que transforman estos segmentos en niveles prácticamente independientes. 

 

La debilidad más grande, para aquellos que ya tuvieron el juego en WiiU, es que el desafío no estará presente. 

Tropical Freeze es uno de aquellos títulos que son rejugables y se pueden volver a disfrutar sin problemas, pero los veteranos tendrán una merma en cuanto a desafío que sólo podrá ser resuelta en el modo de dos jugadores.

En la cooperación se encuentra ese deseable incremento en la dificultad, y el joy-con es sin duda el corazón de aquello.

 

MODOS DE JUEGO

Aquí es donde Donkey Kong Country: Tropical Freeze intenta definitivamente desmarcarse de su homólogo en la consola anterior. 

Y la renovación tiene nombre y apellido: Funky Kong.

Sí, el mismo personaje que nos vende las cosas que nos deja pasar los niveles con mayor facilidad ahora está como personaje seleccionable.

Al comenzar la aventura hay que elegir sabiamente: quieres el modo tradicional o el “Modo Funky”, el que no podrá cambiarse en el transcurso de la historia. 

Así, entrando con Funky Kong para atravesar las etapas nos encontraremos con un personaje con una serie de beneficios que hacen increíblemente fácil pasar la aventura.

Vidas adicionales, la capacidad de almacenar los objetos que aparecen en los niveles tras terminarlos, la capacidad de doble salto y de flotar sobre su tabla son algunos de los beneficios más grandes que nos encontraremos en primera instancia. 

Personalmente aniquiló todavía más mi sensación de peligro cuando me di cuenta de que Funky Kong puede posarse sobre las espinas. No se puede mover en ellas, pero tampoco recibe daño.

Todo en aras a progresar de manera más rápida a través del juego. Puede sonar perdjudicial por el desafío que objetivamente se pierde en este modo, pero no podemos negar que es tremendamente satisfactorio dominar cada maiobra para sentirte en un constante speedrun. 

Funky Kong requiere su propia maestría, y sólo así podrá brillar y atravesar con estilo por los escenarios en los que no podrá ser acompañado por ningún otro de los personajes.

Enfatizamos: tantos boosts terminan siendo perjudiciales si quieres tener una sensación de recompensa al terminar el juego, así que debes evitar seguir por esta senda si quieres extender tu gameplay.

Pero si tienes un hermano o un amigo que no tenga la experticia en los juegos de plataforma, Funky Kong es perfecto y le permitirá disfrutarlo completamente alejado del caos y la frustración. 

 

CONCLUSIÓN

Donkey Kong Country: Tropical Freeze es absolutamente indispensable si no tuviste WiiU, al igual que para quienes no han jugado en mucho tiempo y se están reintegrando a esta exitosa franquicia de Nintendo después de años.

Sin embargo, puedes aguantar la espera si eres de los que piensa en repetirse el plato y retomarlo en Nintendo Switch.

Funky Kong, la gran incorporación en este port, es un arma de doble filo, que sólo podrá ser bien utilizada por aquellos que no tienen tiempo para generar una maestría y quieren avanzar sin detenerse, o bien completarlo al 100% sin invertir tantas horas.

Por lo mismo, si adquiriste un Nintendo Switch con un enfoque familiar, este título no podrá faltar en tu repisa, ya que hasta el más inexperto podrá sentir que en la jungla no hay rival que se le compare.

Tags:

Deja tu comentario