Este miércoles, la Sala Penal de la Corte Suprema acogió un recurso de nulidad presentado por la defensa de Francisca Díaz, la joven que fue condenada en noviembre pasado a tres años y un día por haber denunciado un abuso sexual por parte de un ex funcionario de la Fiscalía de Puerto Montt, y de este modo, fue absuelta de los cargos.

El máximo tribunal determinó que no existían motivos para condenar a la joven, y según explicó a La Tercera Gabriel Zaliasnik, uno de los abogados que asumió la defensa, calificó la decisión como “inédita sentencia absolutoria” y aseguró que “sienta un importante precedente. Aquí se intentó usar el proceso penal para amedrentar a Francisca poniendo en duda su testimonio de haber sufrido una agresión sexual”. 

“La situación era muy grave pues importaba que en el futuro mujeres violentadas como Francisca temerían declarar ante el Ministerio Publico por el riesgo de verse expuestas a una grave pena por supuesta acusación calumniosa”, continuó.

Además, agregó que “la Suprema advirtió que el Tribunal Oral de Pto Montt erradamente transformó el caso en un juicio público a la credibilidad de Francisca y no un juicio respecto del contenido de su declaración en la investigación por el delito de violación”.

La determinación ha sido ampliamente celebrada por distintas agrupaciones feministas que, desde el comienzo, se manifestaron en contra de la decisión inicial de la justicia y movilizaron la campaña #FranYoTeCreo.

Lee también: El caso de Francisca Díaz, la joven que denunció abuso sexual y terminó condenada por injurias y calumnias

El caso

Los hechos se remontan a febrero de 2016, cuando Francisca Díaz y Willy Fahrenkrog se conocieron en persona en Puerto Montt después de haber conversado durante un tiempo en Tinder, y Whatsapp. Francisca era estudiante de Derecho de la Universidad Austral de Chile mientras que Willy se desempeñaba como fiscal subrogante de Hualaihué, localidad ubicada en Hornopirén, región de los Lagos.

Fahrenkrog había viajado hasta la comuna con motivos de trabajo, y durante la noche del 12 de febrero, fueron a un bar donde tomaron mojitos. Luego, Francisca lo acompañó a buscar un hostal para los días que duraría su estadía en la ciudad.

De acuerdo al relato de Díaz, cuando encontraron uno, el abogado le pidió que lo acompañara a dejar sus pertenencias y fue en el lugar donde ocurrió la agresión, luego de constantes insistencias de él por tener relaciones sexuales.

La joven denunció los hechos ante la justicia, pero a los tres meses se determinó el sobreseimiento de la causa, debido a que los antecedentes indicaban que se trató de una relación sexual consentida.

Finalmente, como contrarrespuesta, Willy Fahrenkrog presentó una denuncia en contra de la joven en que la acusaba del delito de denuncia calumniosa.

Lee también: “Sin consentimiento siempre es violación”: 3 claves de la polémica por proyecto que tipifica delitos sexuales

Tags:

Deja tu comentario