{"multiple":false,"video":{"key":"oURfpjNuJD","duration":"00:03:03","type":"video","download":""}}

Con la voz quebrada en el estrado de los testigos, Brandt Jean se volvió hacia el juez y pidió abrazar a la mujer que mató a su hermano.

El jurado acababa de condenar el miércoles a la exagente de policía de Dallas Amber Guyger a 10 años de prisión.

“No sé si esto es posible, pero ¿puedo darle un abrazo, por favor?”, preguntó. “¿Por favor?”

“Sí”, dijo la jueza de distrito Tammy Kemp.

Jean bajó del estrado de los testigos y abrazó a Guyger con fuerza. Dijo que no quería que fuera a prisión y que la perdonaba.

Guyger le disparó fatalmente a Botham Jean en su propio departamento en 2018. Ella dijo que confundió el apartamento con el suyo y que creía que se trataba de un intruso. El martes, un jurado de Texas la encontró culpable de asesinato.

En los últimos dos días, las familias de Jean y Guyger han testificado en la audiencia para sentencia.

Antes de que Brandt Jean hablara, el fiscal Jason Hermus le susurró y él asintió. El joven de 18 años se acomodó en su silla y respiró hondo.

Sus palabras fueron lentas y meditadas.

“No quiero decir otra vez o por enésima vez, lo que, o cuánto nos has quitado. Creo que lo sabes”, dijo. “Pero yo solo …”

Hizo una pausa y se volvió a acomodar.

Si realmente lo sientes — sé que hablo por mí–, te perdono”, le dijo a Guyger.

“Y sé que si acudes a Dios y se lo pides, Él te perdonará”, dijo.

“Te amo como a cualquiera”, dijo. “No voy a decir que espero que te pudras y mueras, como le pasó a mi hermano … personalmente quiero lo mejor para ti”.

Al igual que su hermano, Brandt se crió en la Iglesia de Cristo en St. Lucia, donde vive su familia. Su madre, Allison Jean, le puso a sus tres hijos un segundo nombre extraído de la Bíblia. El segundo nombre de Botham Jean era Shem, por un hijo de Noé. El segundo nombre de Brandt es Samuel, por un profeta del Antiguo Testamento.

“Creo que ofrecer tu vida a Cristo sería lo que Botham querría que hicieras”, dijo Brandt Jean.

“Una vez más, te amo como persona y no deseo nada malo para ti”, le dijo a Guyger.

Se secó una lágrima y bajó del estrado de los testigos para abrazarla.

Se escucharon sollozos en la sala del tribunal cuando los dos se abrazaron. Kemp se secó las lágrimas de los ojos.

Tags:

Deja tu comentario