Por No Sabes Nada Podcast
{"multiple":false,"video":{"key":"bHoNjY","duration":"00:27:08","type":"video","download":""}}

Lo primero que debes saber es que “Game of Thrones” es una serie de HBO basada en la saga literaria “Canción de Hielo y Fuego”, escrita por el estadounidense George R.R. Martin en los ’90, cuyo primer volumen lleva el mismo nombre que su adaptación televisiva.

Aunque es una novela fantástica y la comparación es inevitable: no, no es como “El Señor de los Anillos”. Si bien ambos relatos comparten algunos elementos, como la existencia de una tierra imaginaria (Westeros en GoT, la Tierra Media en LOTR) o el diálogo permanente con hitos de la historia europea, la obra de R.R. Martin es lo más realista que vas a encontrar dentro del género fantástico.

Lee también: 4 imperdibles documentales sobre “Game of Thrones” para preparar estreno de su última temporada

“Game of Thrones” es, ante todo, una intriga política. Es la historia de una quincena de personajes en carrera por sentarse en el Trono de Hierro, símbolo del máximo poder en contexto medieval. De ahí que en esta serie -por sobre las criaturas fantásticas- abunden las “conspiraciones, artimañas, ambición, asesinatos y violencia”, como describió el propio R.R. Martin en una carta que circula por Internet.

Esta disputa por el trono -encarnada principalmente en la eterna enemistad entre dos familias: los Stark (queridos) y los Lannister (odiados)– funciona como la columna vertebral de toda la serie. En eso hemos estado durante 9 años: aplaudiendo cuando muere un Lannister y sufriendo cuando pierden los Stark.

Stark vs Lannister

Los Lannister provienen de Casterly Rock y son una familia adinerada que siempre ha cotizado el poder. El patriarca es Tywin Lannister y sus tres hijos son los mellizos Cersei y Jaime, y el enano Tyrion, despreciado por su padre.

Desde el primer episodio se les ve enquistados en el poder mediante el matrimonio entre Cersei y el rey Robert Baratheon, que ostenta la corona al inicio de la serie. Con él, Cersei tiene tres hijos: Joffrey, Myrcella y Tommen, y mantiene una relación secreta con su hermano Jamie.

Lee también: “Fue el final perfecto”: Jaime Lannister habla de su última escena en “Game of Thrones”

Por rencillas del pasado, los Lannister han cultivado una eterna enemistad con la familia Stark que vive en el norte, específicamente en el frío Winterfell.

El patriarca Stark, Ned, es el Guardián del Norte, un hombre sumamente honorable, que está casado con Catelyn Tully, con quien tiene cinco hijos: Robb; Sansa, que sueña con ser una lady; Arya, que sueña con todo lo contrario; Bran, que queda inválido al comienzo de la serie, y Rickon, un personaje irrelevante. El matrimonio tiene bajo su cuidado además a Jon Snow, un hijo bastardo que Ned trajo de una de sus batallas.

¿Y la fantasía? Aunque la existencia de criaturas mágicas es insinuada desde el episodio uno, casi a modo de leyenda urbana, “Game of Thrones” consigue que los espectadores, así como los personajes, la olviden por completo. Mientras ambas familias -junto a una decena de casas aliadas- se despedazan por obtener el Trono de Hierro, librando sanguinarias batallas, dos amenazas toman forma en extremos del mapa.

La princesa que reclama el trono

Un personaje clave de esta historia es Daenerys, una de los dos sobrevivientes de la dinastía Targaryen, quien desde el exilio se prepara para recuperar el trono de hierro que su familia ocupó durante siglos.

Pero Daenerys no tiene muchas posibilidades de decidir su destino. Su hermano malvado añora el trono y, para conseguirlo, está dispuesto a vender a su hermana a una tropa de salvajes a cambio de un ejército. Y adivinen qué. Lo hace.

Lee también: “Pedí que me dejaran morir”: Emilia Clarke revela que sufrió dos aneurismas durante grabaciones de Game of Thrones

Daenerys es obligada a casarse con Khal Drogo (Aquaman), rey de los Dothraki, un pueblo nómade muy sexualizado, violento y poco deconstruido. Ahí Daenerys demostrará que es más que solo una princesita desvalida y se transformará en la líder del clan.

Mientras en Westeros viven preocupados de otros problemas, no saben que Daenerys planea recuperar el trono algún día con ayuda de sus dragones (algo así como armamento nuclear), que se suponía estaban extintos.

Los caminantes blancos

Mientras los Lannister pelean con los Stark y Daenerys se prepara para recuperar el trono, una verdadera amenaza acecha el Muro que protege al reino del pueblo salvaje.

Más allá del Muro, un ejército de muertos vivientes marcha lentamente, durante siete temporadas, en dirección al reino, para algún día arrasar con toda forma de vida. Esto -que parecía tan lejano- es lo que se les vino encima a los personajes en la última temporada y es lo que muestran todos los trailers que se han lanzado hasta ahora.

Impacto cultural

El primer tomo de “Canción de Hielo y Fuego” fue publicado en 1996. Desde entonces, los más fieles seguidores esperaban su adaptación, anhelo que se hizo realidad en 2011 con el estreno de la serie de HBO.

A la actualidad la serie suma 7 temporadas (la última costó 70 millones dólares) y el 14 de abril del 2018 se estrenará la Season Finale, que se espera sea un hito mundial.

Lee también: Sansa y Arya Stark se tomaron la portada de Rolling Stone y contaron cómo fue crecer juntas: “Somos mejores amigas”

En el 2014 se transformó en la serie más vista en la historia de HBO, cuando el primer capítulo de la cuarta temporada superó el récord de audiencia que tuvo el episodio final de Los Soprano. Ha sido catalogada como uno de los “mayores dramas”  y se convirtió en el “programa más comentado” de la televisión en 2014. Por ejemplo, más de dieciséis millones de espectadores miraron Dragonstone —el primer episodio de la séptima temporada— en su estreno, lo cual marcó un hito en la historia de HBO.

¿Y por qué tanto?

Es una serie que mezcla muchos géneros. Por lo mismo, puede enganchar tanto a un fan de la fantasía épica de “El Señor de los Anillos” como a los seguidores del drama hiperrealista de “The Wire”, la intriga política de “House of Cards” o los enredos familiares de una teleserie.

En “Game of Thrones” cualquier personaje puede morir. Pero en serio cualquiera. Así lo demostró el final de la primera temporada que, como si nada, se deshizo de quien -hasta ese punto- creíamos que era el protagonista: Ned Stark. Desde entonces, mirar esta serie significa para los espectadores abrazar la idea de que la muerte ronda a todos y por lo tanto no es recomendable encariñarse con nadie, aportando una inédita dosis de emoción y suspenso a la experiencia.

Lee también: ¿A quién revivirías? Seguidores de “Game of Thrones” eligen al favorito para retornar a la serie

“Game Of Thrones” es una serie con un tremendo diseño de producción. Ha sido filmada en Reino Unido, Islandia, Malta, Marruecos, Croacia y España, entre otros lugares. Cuenta, además, con cuidados vestuarios y efectos especiales de primer nivel.

Quiénes están en busca del trono de Westeros

Tags:

Deja tu comentario