imagen_principal-7925.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

El protagonista fue el formato. El de anoche fue el único de los debates de televisión abierta de esta campaña con un amplio espacio para que los candidatos pudieran debatir.

Sólo a veces decidieron o supieron aprovecharlo para lo que era su objetivo: confrontar ideas cuando ya el grueso de sus propuestas ha sido escuchado en foros y entrevistas.

Lo lamentable es que los candidatos hayan tenido tan poca convicción en algunos puntos de su programa…

Porque es un hecho que Piñera cambió de postura en la gratuidad y lo mismo Guillier respecto de la condonación de la deuda del CAE.

Porque es válido cambiar de opinión, es igualmente válido negociar puntos de los programas a cambio de respaldo. Pero eso no sólo debe hacerse de cara a la ciudadanía…  sino que asumirse y explicarse en instancias privilegiadas en cuanto a su alcance como la de ayer: una debate en tv abierta que buscaba informar a los chilenos.
 

Tags:

Deja tu comentario