Por Joan Xavier Alemany

Si te diste cuenta de que ya pasaste el umbral del juego casual, pasas horas buscando un headshot en el FPS de moda y todavía no tienes un mouse gamer, es tiempo de invertir ese accesorio que te puede entregar el gramo para completar el kilo.

Y como efectivamente hay una diferencia entre el manejo del cursor en un MOBA y el disparo de primera persona, HyperX lanzó el Pulsefure FPS Pro, una alternativa que mezcla desempeño, diseño y un precio aceptable. Lo hemos puesto a prueba por varios días en sesiones de Battlefield V y es cierto: este mouse nació para ayudarte a disparar mejor.

EL CONFORT ES CLAVE

Hablando de alto rendimiento, el Pulsefire FPS Pro llega a sentirse como una prótesis indispensable a la hora de jugar shooters en primera persona, ya que además de la versatilidad que entregan sus botones adicionales permite acomodar el pulgar y el meñique justo en gomas antideslizantes.

Ese es un detalle relevante que podrías estar pasando por alto al momento de cotizar. La mayoría de los notebooks gamers -pese a contar con ranuras de ventilación y sistemas de enfriamiento especiales- pueden alcanzar temperaturas entre los 80° y los 90° celsuis. Con ello, el aura de calor que irradia puede alcanzar fácilmente a la mano derecha en un día caluroso y, en definitiva, transpirar y perder agarre. Eso se elimina con en este modelo de HyperX, incluso en sesiones de más de dos horas en juegos tope de línea puestos en Ultra.

Lee también: Battlefield V es un caos indispensable y un desafío para la paciencia (review)

Tiene también un diseño ergonómico pensado de forma muy inteligente: hay una curvatura lateral para el pulgar, por la derecha una inclinación de caída en la que caben sin tocarse el anular con el meñique, y los botones para el índice y dedo medio también tienen una suave hendidura que evita pulsar en las zonas extremas.

El tamaño del mouse es notoriamente grande. Lo bueno es que no es pesado (95 gramos). La i griega que dibujan ambos clicks es la única forma para resolver bien el posicionamiento que tendrán que asumir tus dedos: tendrás que tener la mano bien abierta y extendida para abarcarlo al 100% y sacarle provecho.

El único reparo va justamente en esa línea. La altura del monte que forma el Pulsefire FPS Pro (4 centímetros) hará que siempre tengas puesta tu mano por sobre el ratón y flotando en la mesa, así que quienes están habituados a modelos más pequeños en los que usaban la parte baja de la palma como pivote puede que tengan que pasar por proceso de adaptación poco satisfactorio.

FUNCIONES ACEPTABLES

Tenemos tres botones adicionales configurables vía software para guardar macros, todo bastante convencional a la hora del gameplay.

Lo que sí es de destacar es el sensor Pixart PMW3389 que permite hasta 16.000 DPI, capacidad que quienes usan monitores de alta resolución sabrán valorar.

El botón central bajo la rueda permite la variación de DPI entre cinco niveles (vienen 800, 1.600 y 3.200 predeterminados). Esto es de carácter esencial para juegos como Battlefield V, en el que la versatilidad con el rifle francotirador, así como con el resto de las clases, puede marcar la diferencia en tu escuadrón. Además, puedes asignar un color particular que se gatilla al cambiar entre cada nivel de sensibilidad.

Lee también: Soulcalibur VI es un equilibrio entre la adrenalina y la personalización viciante (review)

El detalle en esa línea es que aquel botón del centro es inalcanzable para cualquiera de los dedos en su postura natural, así que perderás algunas milésimas de segundo flectando el dedo medio -sacando el ojo de la mira en el juego- para alcanzar a pulsarlo. Por tanto, mientras aprendes a usarlo deberás accionarlo sólo en momentos de calma, de campeo o de respawn.

En cuanto al RGB incorporado, la intensidad de la luz es destacable y vibrante en comparación otros modelos de esta gama de precio. A través HyperX NGenuity puedes configurar este aspecto y elegir efectos con tonalidades de entre 16.8 millones de colores.

Con esto quiero dejar en claro que lo que vayas a configurar con las luces del ratón se podrá ver tranquilamente de día y de noche, principalmente el glow de los lados de la rueda.

Mira también: El ambicioso mundo de Assasin’s Creed Odyssey es lo más épico que le pudo pasar a la serie (review)

EN SUMA

Si bien este mouse no te va a garantizar inmediatamente un alza en tu rendimiento, ciertamente va a reducir el estrés y el cansancio de sesiones de varias horas frente a la pantalla. Además, la precisión es sorprendente: jamás volverá a ser una excusa en la derrota.

Sus botones tienen agradable feedback y el switch de la sensibilidad es esencial para cualquier shooter. Su uso puede hacerse hábito después de un par de días. Sin embargo, su gran tamaño puede hacerlo difícil de transportar y, más importante, va a requerir un gradual acostumbramiento si juegas en espacios reducidos.

Hay una última cosa positiva que es incontestable: el cable trenzado (1,8 metros) ofrece resistencia y durabilidad, tal como se espera en este rango de precio.

Tags:

Deja tu comentario