imagen_principal-4743.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

(CNN Español) — La mortífera tormenta que azotó el noroeste de Estados Unidos con lluvia incesante, nieve y fuertes vientos comenzó a alejarse el sábado, pero sus efectos se prolongarán durante días.

La ‘bomba ciclónica’ mató a al menos cinco personas, causó inundaciones masivas y dejó sin electricidad a más de un millón de personas desde Virginia hasta Nueva Inglaterra.

Los cortes de electricidad no serán solventados de inmediato. “La gente en estos hogares debe planificarse para un corte prolongado”, dijo el viernes por la noche el director de la Agencia de Emergencias de Massachusetts, Kurt Schwartz. “Los trabajos de restauración necesitarán varios días”.

La tormenta se tornó en una ‘bomba ciclónica’ después de pasar por la denominada “bombogénesis” el viernes. Azotó gran parte del noroeste de Estados Unidos con fuertes nevadas y lluvia. También se dieron significantes inundaciones en la costa e incluso vientos huracanados afectaron a Nueva Inglaterra.

Se espera que las condiciones mejoren conforme avance el sábado.

Los vientos se ralentizarán en la mayor parte del noroeste, mientras que las ráfagas de viento continuarán durante el sábado, según informaron meteorólogos de CNN.

Tags:

Deja tu comentario