foto: efe

Muchos hinchas aún se estaban sentando y acomodándose en el estadio de Wembley cuando, este domingo, Luke Shaw ya abría la cuenta en la final de la Eurocopa entre Inglaterra e Italia.

El golazo del lateral izquierdo del Manchester United no sólo puso arriba a los locales ante la squadra Azzurra, sino que logró la anotación más rápida en una final de la competencia.

Tras una jugada que inició Harry Kane casi al centro del campo, el zurdo marcó el primer gol al minuto con 57 segundos del primer tiempo.

Lee también: Messi en la cima, Neymar en el suelo: Siguen los implacables memes y burlas de la final de la Copa América

Shaw empalmó un magnífico centro que llegó desde la derecha enviado por Kieran Trippier, el lateral diestro del Atlético de Madrid, la principal novedad en el once titular de los pupilos de Gareth Southgate.

El 1-0 inglés rompe el récord de Chus Pereda, quien convirtió su gol a los 5:17 de la final entre España y la Unión Soviética en 1964 en el estadio Santiago Bernabéu, duelo que terminó con un triunfo de la Furia por 2-1.

Tags:

Deja tu comentario