imagen_principal-4432.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

El Swansea tuvo que hacer maravillas para mantener el 0-0 frente al Huddersfield Town en la Premier League.

Todo porque Jordan Ayew se fue expulsado recién en los 10 minutos de partido. 

En un balón dividido, el delantero ghanés fue con todo y, desde el suelo, impactó a la rodilla de Jonathan Hogg con un severo planchazo. 

El árbitro lo mandó a las duchas. Y aunque la jugada fue indefendible, aún así sus compañeros de equipo reclamaron.

Tags:

Deja tu comentario