{"multiple":false,"video":{"key":"bFGtnV","duration":"00:04:29","type":"video","download":""}}

El mercado fue la garantía de autonomía que se entregó a la televisión pública chilena tras el retorno a la democracia. Y no lo dice cualquiera, sino que el artífice de lo que hoy se conoce como Televisión Nacional de Chile:

“No pusimos el autofinanciamiento porque fuéramos fanáticos del mercado, sino por una razón muy simple: todos los sistemas que existían posibles en Chile de televisión terminaban con un problema de independencia”.

Jorge Navarrete fue quien durante el gobierno de Patricio Aylwin como Director General del canal estableció el modelo de autofinanciamiento y quien 24 años antes de esa fecha fundaba el ahora aproblemado canal.

El doctor en Comunicaciones, Sergio Godoy, explica que la modalidad “estaba pensada para condiciones que ya están superadas”. Así de drástico: el modelo actual ya no da para más.

MODELO BBC

Para muchos es el mejor ejemplo de televisión pública en el mundo, similar al de muchos países europeos. Con contenidos de gran calidad que van desde noticias, documentales, hasta exitosas series de ficción, y sin tandas comerciales, lo que garantizaría independencia editorial.

Godoy explica que “está financiado por un impuesto a los televisores. Todos los hogares pagan el equivalente a unos US$ 100 anuales. La ventaja es que sabe desde el día 1 que tiene un presupuesto fijo que no va a variar según las veleidades del rating”.

PBS

El experto también explica que “en EE.UU. existe una versión de una televisión pública que es PBS, con un esquema distinto, que recibe un financiamiento estatal y el resto son donaciones de empresas y de los auditores que son voluntarias

Sin embargo, para Jorge Navarrete las donaciones de la gente en Chile no funcionarían:

“En EE.UU. se ha estudiado que el promedio de las personas pertenecen a alrededor de 10 organizaciones voluntarias. Hay gente par cuidar a las focas, para matar a las focas, en contra de las armas, para favorecer que todo el mundo tenga una ametralladora, hay para todo, y la sociedad civil es activa. Aquí en Chile, incluso si incluimos la Iglesia y los partidos, no pasan de 2 coma algo”.

Dos experiencias en las voces de dos entendidos, que coinciden en que el modelo ya no funciona. La cuestión es definir si los chilenos queremos o no un canal realmente público, que no dependa solo del rating y la publicidad

Tags:

Deja tu comentario