Fainy Sukenik cree en las vacunas, y sus cuatro hijos están al día con las suyas.

Es por eso que está tan furiosa  con que su bebé tuviera sarampión. Muy joven para ser vacunada, Shira Goldschmidt de 8 meses de edad ha desarrollado complicaciones por el virus y tuvo que ser hospitalizada.

Los expertos en enfermedades infecciosas dicen que la causa es clara: los anti-vacunas.

Tanto en Estados Unidos como en Israel, donde vive Sukenik, los brotes de sarampión comenzaron con “bolsillos” de personas que se negaban a vacunar a sus hijos. Esos anti-vacunas pueden esparcir el sarampión a bebés fuera de sus comunidades, porque incluso si sus padres quieren vacunar a sus hijos, los bebés no reciben su vacuna contra el sarampión hasta su primer año de vida.

Lee también: 10 hábitos que pensabas que eran buenos para dormir pero que te podrían estar enfermando

“Estoy tan enojada y frustrada”, dijo Sukenik. “En Facebook le he escrito a esos anti-vacunas ‘estás hirieron a nuestros hijos por tu elección’“.

Los expertos en enfermedades infecciosas dicen que este mismo escenario se repetirá en Estados Unidos, y puede que ya se haya repetido: anti-vacunas que han elegido no vacunar esparcirán el sarampión a bebés menores a un año de vida y no podrán ser vacunados por ser muy jóvenes.

Es absolutamente inevitable“, dijo el doctor Peter Hotez, un científico de vacunas del Colegio de Medicina Baylor en Houston.

El virus es tan contagioso que un bebé bajo el año de vida lo podría contraer simplemente entrando a una habitación donde alguien con sarampión haya estado un par de horas antes, de acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

“Nuestros bebés no son diferentes de los bebés israelíes”, dijo el doctor William Schaffner, consejero en vacunas del centro de control. “Y el virus sarampión en Israel es el mismo virus en Estados Unidos“.

Lee también: OMS alerta que casos de sarampión en el mundo han aumentado en casi 300% en el 2019

Tags:

Deja tu comentario