imagen_principal-9818.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Comúnmente se dice que con un par de copas de más, los idiomas fluyen naturalmente, y esta tesis se comprobó en un experimento en Holanda. 

La prueba se realizó a alemanes nativos, quiénes se tenían que comunicar con holandeses, donde a la mitad del grupo se les dio agua, y a la otra mitad cerveza. 

El objetivo del estudio era observar que sucedía con la fluidez del idioma holandés en estudiantes alemanes de la Universidad de Maastricht, y los resultados arrojaron que los jóvenes que habían bebido alcohol, a pesar de tener el mismo dominio en gramática, vocabulario y argumentación, mejoraban su pronunciación notablemente

Los resultados los dieron holandeses nativos, que no sabían quiénes habían consumido alcohol y quiénes no. 

Por último, los investigadores concluyeron que la dosis de alcohol tiene que ser moderada para que el idioma extranjero sea fluido. 

Tags:

Deja tu comentario