Por Alicia Vergara Ruz
Foto: Agencia Uno

El proyecto de Ley Gabriela, iniciativa impulsada principalmente por las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola, cuyo fin es ampliar el marco legal del femicidio, fue despachado durante esta jornada con la aprobación de 131 diputados.

La normativa sancionará la violencia de género ejercida a las mujeres con tipos penales como el femicidio por causa de género, femicidio íntimo, entre otras agravantes que elevarán las penas de la actual legislación. 

Para quienes sean culpables de este delito, podrán ser condenados a penas desde el presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo calificado, es decir de 15 años y un día a 40 años.

Lee también: Caso Antonia Garros: Condenan al Estado por negligencia de Carabineros previo a su muerte

En conversación con CNN Chile, la abogada especializada en Género y Derechos Humanos, fundadora del estudio jurídico feminista AML Defensa de Mujeres, Francisca Millán, explicó que esta ley consiste en la “aplicación de las normas del femicidio a cualquier tipo de relación que la mujer tuviese con su agresor o incluso aquellas que no sostengan ningún tipo de relación, pero la perpetración del delito haya sido por razones de género”.

En este marco, la abogada también manifestó que la Ley Gabriela “eliminó la atenuante del código penal de arrebato, utilizada en lo mayoría de los casos cuando, luego de una escena de celos, el hombre procede a asesinar a su pareja. Esta ley elimina justificar ese comportamiento como un razonamiento válido para disminuir la responsabilidad penal”.

La historia que motivó la Ley Gabriela

Gabriela Alcaíno y su madre, Carolina Donoso, fueron asesinadas en junio de 2018 por Fabián Cáceres, ex pareja de Gabriela. Este hecho no fue condenado como femicidio, debido a que la legislación entendía este acto como “el homicidio cometido contra la mujer que es o ha sido cónyuge o conviviente del autor del crimen”.

Lee también: Femicidios suman 412 víctimas en la década y 2019 es el segundo año con mayor número de crímenes

Rodrigo Alcaíno, tío y padrino de Gabriela, afirmó que, como familia “tienen sentimientos encontrados. Hemos logrado concretar un proceso muy difícil, pero el costo emocional de perder a Gabriela y Carolina ha sido muy alto. Ley Gabriela representa una esperanza de justicia para tantas mujeres víctimas de femicidio“.

Siguiendo esta línea, el tío afirmó que despachar esta ley es “un pequeño aporte a todo lo que se debe en materia de los derechos de las mujeres. Hay que educar, generar políticas efectivas de protección para evitar las cifras desoladoras que cada año van en aumento“.

Finalmente, Rodrigo agradeció por el apoyo que “hemos recibido de familiares, amigos y los medios de comunicación que fueron fundamentales para sacar fuerzas cuando la ley no avanzaba”.

Tags:

Deja tu comentario