Paula Escobar y el legado de Luis Larraín: “Le enseñó a un país a sacudirse de prejuicios”

Por Paula Escobar

20.11.2023 / 08:03

{"multiple":false,"video":{"key":"yg8Xrhm5Hx0","duration":"00:01:35","type":"video","download":""}}

La periodista de Tolerancia Cero homenajeó en su minuto de confianza a Luis Larraín, cofundador de Fundación Iguales, quien falleció a los 42 años producto de un agresivo cáncer. "Su huella es de dimensión histórica y especialmente en complejos tiempos como los actuales, es una invitación a la acción, tal como él mismo pidió en su elocuente despedida", expresó.


A los 42 años falleció Luis Larraín Stieb, cofundador de la Fundación Iguales.

El destacado activista por los derechos LGTBIQA+ se encontraba afectado desde hace algún tiempo de un agresivo cáncer a la sangre. Nacido en 1980 en Santiago, se tituló el 2007 como ingeniero civil industrial con diploma en Ingeniería Ambiental. Se desempeñó en el Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica y luego en la Secretaría General de la Presidencia.

En 2011 fundó Iguales junto al escritor Pablo Simonetti y el abogado Antonio Bascuñán. Una plataforma para trabajar en pos de la igualdad de derechos y la no discriminación de la diversidad sexual y de género. Entre 2012 y 2017 fue presidente de esa destacada organización.

Su padre, Luis Larraín, dijo que fue un hijo que nos enseñó tanto, y tanto le enseñó a su propio país. Le enseñó a sacudirse de prejuicios, a dejar atrás la discriminación, el odio, la intolerancia contra las personas de la comunidad LGTBIQA+

Nació y creció en una sociedad conservadora a la que sacudió con su lucha y con su testimonio, por su persistencia en buscar la igualdad y el respeto a los derechos humanos de todas las personas, en hacer real lo básico de una democracia: ser iguales en dignidad y libres a la hora de buscar el propio destino y perseguir sus sueños, sin que el Estado ni la sociedad puedan ponerles cortapisa.

Su huella es de dimensión histórica y especialmente en complejos tiempos como los actuales, es una invitación a la acción, tal como él mismo pidió en su elocuente despedida.