Por Matías Mella Olea
AGENCIA UNO

El reciente incendio en la Región de Valparaíso ha sido catalogado como una de las catástrofes más devastadoras de la última década.

El siniestro afectó el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar y dejó cuatro fallecidos, entre ellos a Patricia Araya, empleada del parque, y tres de sus familiares, incluyendo dos niños.

Además, el incendio consumió extensas áreas naturales, abarcando cientos de hectáreas y afectando a más de 1.300 especies de flora, lo que supera el 90% del territorio.

El objetivo del jardín es contribuir a la preservación de la biodiversidad en Chile. Para lograrlo contaba con 32 colecciones botánicas, que incluían plantas chilenas y exóticas, como la colección Jardín Selva Valdiviana, el Cactario, el Jardín de Palma Chilena y el Jardín Rapa Nui.

Este último es un espacio significativo en que se ha logrado reproducir el árbol toromiro (Sophora toromiro), extinto en su hábitat natural en Rapa Nui.

ARCHIVO: AGENCIA UNO

La Fundación Jardín Botánico Nacional informó que algunos retoños del árbol milenario han sido resguardados con éxito. Sin embargo, entre las cenizas se encuentran secuoyas, araucarias chilenas y brasileñas, palmeras, quercus, cipreses y ceibos. 

En este sentido, la conservación de especies se vuelve relevante al criar plantas nativas, muchas de las cuales enfrentan algún grado de amenaza.

Se resguardaban alrededor de 1.500 especies de gran valor, tanto nativas como exóticas. Asimismo, el sitio contenía una laguna artificial habitada por más de 50 especies de aves y ejemplares de tortugas de orejas rojas, reforzando aún más su compromiso con la preservación y diversidad biológica.

El jardín lamentó la pérdida de especies más pequeñas como insectos, mamíferos e invertebrados. No obstante, patos, gansos y tortugas sobrevivieron al fuego.

El experto en emergencias, Michel De L’Herbe, detalló que “este incendio catastrófico pudo ser mitigado de mejor manera a partir de recursos que se vienen advirtiendo y son necesarios en nuestro sistema de emergencia y cambios en el modelo de gestión de emergencias. El incendio de comportamiento extremo de rápida propagación no fue combatido con la agresividad que se requería en su primera hora”.  

ARCHIVO: AGENCIA UNO

El impacto del cambio climático

Los incendios forestales representan la principal causa de destrucción de vegetación a nivel mundial, especialmente durante este periodo marcado por un verano seco, fuertes vientos y altas temperaturas, que cada vez son más intensas. 

Estos eventos causan impacto en el medio ambiente, la biodiversidad y las comunidades cercanas. La pérdida de la cobertura vegetal no solo conlleva daños directos, también puede traducirse en la erosión del suelo, afectando la calidad y disminuyendo la capacidad del terreno para retener y absorber el agua.

Pasado y futuro del “Pulmón verde”

Nació con la adquisición del predio El Olivar en 1917 por parte del empresario del salitre, Pascual Baburizz, 404 hectáreas le dieron vida a la creación del Jardín Botánico de Viña del Mar, que fue confiado al paisajista francés George Dubois, reconocido por su diseño del Parque Forestal.

Tal como señala la arquitecta y académica del Instituto de Historia y Patrimonio, Pía Montealegre, en esa época no se diseñaba con planos, se diseñaba en el lugar, es como un cuadro que se pintaba por un artista en un determinado lugar, entonces no es una cosa de replicarlo”.

En 1951 fue traspasado al Estado de Chile, siendo renombrado como Jardín Botánico Nacional.

Su manejo estuvo a cargo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), hasta que en 1992, con el objetivo de darle mayor autonomía, se traspasó su administración a la Fundación Jardín Botánico Nacional, quienes manejan el recinto hasta la actualidad.

Actualmente, el jardín se encuentra en un proceso de reconstrucción. Para ir en ayuda directa de los trabajadores y trabajadoras que se vieron afectados por la tragedia se pueden realizar aportes a los siguientes datos: 

  • Fundación Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar.
  • Banco de Chile.
  • Cuenta Corriente.
  • 00-007-06804-02
  • 74.828.100-2
  • donaciones@jbn.cl
Tags:

Deja tu comentario