imagen_principal-6339.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

(CNN Español) – En la noche del 24 de marzo de 2015, Cheyenne Antoine y Brittney Gargol posaron para una selfie y la publicaron en Facebook antes de salir a disfrutar la noche.

En apenas cuestión de horas, Gargol, de 18 años, estaba muerta. Su cuerpo fue hallado al costado de una carretera en Saskatchewan, Canada.

Casi dos años después, Antoine, quien ahora tiene 21 años, confesó el asesinato después de que la Policía identificara el cinturón que utilizó para estrangular y matar a Gargol.

Se trata del mismo cinturón que Antoine aparece vistiendo en esa fotografía, tomada durante la última noche que su amiga estuvo con vida.

Una coincidencia

El fiscal superior de Saskatoon, Robin Ritter, le dijo a CNN que el ancho cinturón negro que Antoine vestía en la imagen coincidía con algunas marcas dejadas en el coche de Gargol.

“[El auto] estaba sucio y tenía polvo, y podías ver al costado del coche, podías ver marcas y las marcas eran consecuentes con ese cinturón negro”, le relató Ritter a CNN. “Y también parecía que hubo una lucha”, añadió.

La historia se derrumba

La Policía entrevistó múltiples veces a Antoine sobre la muerte de su amiga, pero Ritter señaló que Antoine, quien en el momento del asesinato tenía 18 años, “fabricó evidencia y declaraciones a la Policía”.

“Ella le dijo a la Policía que salieron por unos tragos y se encontraron con un hombre blanco”, indicó Ritter. Después, Antoine dijo que había ido a la casa de su tío.

Sin embargo, cuando la Policía de Saskatoon habló con el tío de Antoine, la historia se derrumbó.

No existía ningún hombre blanco del cual hablar y el tío de Antoine finalmente admitió antes las autoridades que su sobrina le había pedido que mintiera por ella y dijera que “dos hombres negros” mataron a Gargol.

La confesión

Antoine fue arrestada en marzo de 2017 y acusada de homicidio en segundo grado y de causar indignidad a un cuerpo.

El lunes pasado, firmó un acuerdo con la Fiscalía en la corte y admitió haber cometido el asesinato.

Según su confesión, Antoine y Gargol estaban ebrias y discutieron, y ella estranguló a su amiga con el cinturón negro antes de abandonar su cuerpo.

La sentencia

Como admitió el asesinato y parecía arrepentida en el tribunal, Antoine fue condenada por homicidio en lugar de asesinato en segundo grado. Pasará siete años en la cárcel.

“Siete años… está en el rango de sentencias por homicidio”, le dijo Ritter a CNN, “en que logra un equilibrio apropiado entre la necesidad de proteger a la sociedad y la necesidad de rehabilitar a los delincuentes”.

Tags:

Deja tu comentario