imagen_principal-7508.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

(CNN Español) – Con 79 votos a favor y 19 en contra, no llegó a las dos terceras partes de los votos la moción de cesión de vacacancia del presidente de Perú Pedro Pablo Kuczynski en el Congreso.

Tenían que sumar 87 votos para vacar al presidente por presunta incapacidad moral. Hubo 21 abstenciones.

Kuczynski seguirá siendo el presidente. En Twitter dijo tras la votación que “mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país”.

 

El pedido de vacancia se solicitó después de que la  Comisión Lava Jato señaló al presidente de estar vinculado con Odebrecht cuando era ministro del expresidente Alejandro Toledo.

Un día clave

Durante el debate, los miembros de la bancada de Nuevo Perú, que antes habían manifestado intención de apoyar la moción de vacancia, se mostraron en contra de la iniciativa, reportó Andina.

Kenji Fujimori, hijo del expresidente Alberto Fujimori, fue uno de los congresistas que se abstuvo, distanciándose así de su bancada Fuerza Popular, partido liderado por la excandidata presidencial Keiko Fujimori, que respaldó la moción.

Durante el día, Kuczynski denunció un golpe de Estado disfrazado. El mandatario dijo que jamás había favorecido “a ninguna empresa o persona en los cargos que he ocupado”, en su intervención frente al Congreso.

“Estoy aquí para dar la cara, no tengo nada que ocultar”, dijo el mandatario, y añadió que las pruebas que tiene no dejan duda.

“Señores congresistas, no se sumen a esta estrategia, no se dejen confundir, quienes me acusan no aceptan que sus denuncias sean sometidas a corroboración a un debate, a un debido proceso, que son los pilares de la democracia”, añadió.

Kuczynski habló este jueves en la mañana para defenderse y explicar cómo funcionaba Wesfield, una empresa de su propiedad con vínculos con Odebrecht.

El mandatario insistió en que no fue socio de First Capital.

“Lo que está en juego no es la vacancia de un presidente sino la democracia que tanto le costó al Perú recuperar; todo en mi vida lo he logrado en base a mi esfuerzo y trabajo honesto”, dijo Kuczynski.

El abogado del presidente Alberto Borea presentó sus alegatos.

Este miércoles en la noche, Kuczynski dijo que él era “alguien que no ha cometido ningún acto de corrupción en toda su vida”.

Hablando en un discurso televisado a la nación con sus dos vicepresidentes de pie a su lado, Kuczynski pasó dijo que el procedimiento es un ataque a las instituciones políticas de Perú, y agregó que el país estaba sufriendo “un golpe disfrazado”.

El presidente se disculpó por no tener cuidado con el registro de actividades, admitiendo que había sido desorganizado. Pero continuó diciendo que eso no significaba que era deshonesto o que había cometido un delito, diciendo que “nunca sería una herramienta para la deshonestidad”.

Kuczynski es la más reciente figura política en América Latina relacionada con el escándalo de Odebrecht.

Kuczynski dijo que no renunciaría en medio de las “falsas” acusaciones que lo acusan de recibir más de 4 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.

“Estoy aquí para mostrar mi cara. No corro, ni me escondo ni tengo ningún motivo para hacerlo. Estoy aquí porque mereces una explicación y tengo la obligación de darte eso”, dijo Kuczynski en un programa televisado. dirección el jueves.

Dijo que pediría a la oficina del fiscal general que levante su secreto bancario y permita que el público revise sus finanzas.

El suspendido vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue sentenciado a seis años de prisión por recibir 13,5 millones en sobornos de Odebrecht.

El escándalo Odebrecht

Con sede en Brasil, Odebrecht es la firma de construcción más grande de América Latina. Aprobó casi 800 millones en sobornos a particulares entre 2001 y 2016. Algunos sobornos se filtraron a través de los Estados Unidos.

La mayoría de sus sobornos se pagó para obtener contratos de los gobiernos para construir carreteras, puentes, represas y vías.

Los funcionarios de Odebrecht enviaron efectivo en todo el mundo, desde una cuenta bancaria a otra, en camino a los bolsillos de los políticos en una docena de países, incluidos México, Venezuela, Colombia, Argentina, Perú y Mozambique.

Los sobornos a veces pasaban por hasta cuatro cuentas bancarias antes de llegar al destino final, dijeron las autoridades.

Las primeras señales de soborno surgieron hace tres años en una investigación brasileña llamada Operación Lava Jato, que condujo al arresto de un ejecutivo de Petrobras, la compañía petrolera estatal de Brasil.

En Perú están en prisión preventiva al expresidente Ollanta Humala y a su esposa, Nadine Heredia. El 13 de julio, el juez del caso ordenó que la pareja debía permanecer en un centro carcelario.

No han sido declarados culpables: son investigados por lavado de activos y asociación ilícita para delinquir. Los esposos Humala han negado siempre los cargos en su contra y rechazaron esta decisión.

Humala reaccionó en Twitter a la decisión del Congreso y dijo que “salió adelante la estabilidad política del país”.

 

 

 

Tags:

Deja tu comentario