Con información de CNN

Futbolista turco confesó haber asesinado a su hijo de 5 años que tenía síntomas de COVID-19

Por CNN Chile

12.05.2020 / 18:22

{"multiple":false,"video":{"key":"czokWLckPRw","duration":"00:01:09","type":"video","download":""}}

Cevher Toktas, del equipo Bursa Yildirim Spor, reconoció el crimen tras sentir remordimiento mientras estaba en su casa. El jugador fue arrestado y enviado a prisión por el Oficial de Magistrados de Centinela por el delito de matar a un pariente cercano.


VIDEO RELACIONADO – Motín en cárcel más grande de Bolivia (01:09)

El futbolista turco Cevher Toktas, del equipo Bursa Yildirim Spor, confesó haber matado a su hijo de cinco años con síntomas de haberse contagiado con COVID-19.

El jugador que compitió en la Super League en la temporada 2008-2009 llevó al pequeño Kasim a una clínica, el 23 de abril, con síntomas de tos y fiebre alta. Después del examen, el menor fue hospitalizado por ser un caso sospechoso de coronavirus.

Ese mismo día, el deportista dio cuenta que su hijo estaba empeorando, por lo que fue intervenido por los médicos y llevado a la unidad de cuidados intensivos.

Lee también: El foco de la pandemia se trasladó a América al superar en casos a Europa

Sin embargo, murió después de aproximadamente dos horas. En el informe, la muerte se registró como resultado de una disnea y fue enterrado en el cementerio un día después.

11 días más tarde del incidente, el pasado 4 de mayo, Cevher Toktas, fue a la estación de policía y admitió que mató a su hijo por estrangulamiento.

Cevher Toktas, quien fue llevado a la declaración por los equipos de la Oficina de Asesinatos de la Dirección de la Rama de Seguridad Pública, dijo que no le caía bien su hijo y que tuvo una crisis nerviosa en el hospital y lo mató.

Lee también: 4 mil reos realizan motín en cárcel más grande de Bolivia tras muerte de interno por COVID-19

El futbolista habló con frialdad sobre el momento del asesinato, relatando que “presioné la almohada sobre mi hijo acostado de espaldas sobre la cama. No levanté la almohada durante unos 15 minutos. Mientras tanto, mi hijo revoloteaba. Sin embargo, seguí imprimiendo con la almohada”.

Toktas declaró que de repente sintió remordimiento mientras estaba en su casa y, por lo tanto, solicitó a la policía y confesó su crimen, siendo arrestado y enviado a prisión por el Oficial de Magistrados de Centinela por el delito de matar a un pariente cercano. Mientras, el tribunal también decidió realizar una autopsia al cuerpo de Kasim.