Imágenes que parecen de milenios pasados: COVID-19 en India, una tragedia de proporciones bíblicas

Por CNN Chile

01.05.2021 / 23:06

{"multiple":false,"video":{"key":"oVKmWOQelU","duration":"00:13:59","type":"video","download":""}}

Hospitales colapsados, cremaciones masivas, récords mundiales de muertes y contagios. Eso es lo que vive India durante estos días. Antes de la tragedia, el primer ministro Narendra Modi aseguró que el país había controlado la pandemia. ¿Una advertencia para el mundo sobre cuándo hay que relajar las restricciones?


(CNN) – Escrito por José Levy, conductor del podcast Desafíos Globales de CNN en Español. 

Hace tan solo un par de meses, unas semanas, el primer ministro de la India, Narendra Modi, aseguró que el país estaba saliendo victorioso de la lucha contra la pandemia. También aseveró que la India había controlado el COVID-19 y que había «salvado a todo el mundo, de hecho, a toda la humanidad», dijo, «de una tragedia enorme». Pero…se precipitó.

La pandemia en la India parece convertirse en una tragedia de proporciones bíblicas. Las imágenes nos recuerdan a epidemias aterradoras de siglos, de milenios pasados.

Lee también: Dron capta fuertes imágenes de cremaciones masivas de muertos por COVID-19 en India

Pero sí, esto desgraciadamente está ocurriendo en nuestros días.

Es espeluznante ver hospitales colapsados por el gran número de enfermos. A muchos no solo les hace falta respiradores, sino que ni siquiera disponen de tubos de oxígeno que les permitan intentar luchar por un poco de aire. Y hay quienes imploran, desesperados, para que reciban a sus familiares en los centros médicos.

También son estremecedores los crematorios masivos, improvisados en distintos lugares para intentar dar respuesta al problema que representa el creciente número de muertos por complicaciones asociadas al COVID-19.

Y, queramos o no, cuando hablamos de uno de los dos países más poblados del planeta, lo que ocurre ahora en la India puede, al final, representar un riesgo no sólo para esta nación, sino para el mundo en general.

Hace tan solo un par de meses, unas semanas, el primer ministro del país, Narendra Modi, aseguró que estaban saliendo victoriosos de la lucha contra la pandemia de COVID-19. También aseveró que la India había controlado al coronavirus y que -aquí lo cito textualmente– había «salvado a todo el mundo, de hecho, a toda la humanidad», dijo, «de una tragedia enorme». Pero…se precipitó.

Muy lejos de salvar al mundo de una tragedia, expertos consideran que Modi decidió abrir el país demasiado pronto, y autorizó eventos como un festival religioso gigantesco, el llamado Kumbh Mela, donde, sin respetar el distanciamiento social, millones de personas se aglomeraron al lado o dentro del sagrado río Ganges. También se autorizaron mitines políticos multitudinarios en los que incluso llegó a participar el propio Modi.

Lee también: Contagios por COVID-19 en India alcanza cifras récord en el mundo

¿Una advertencia para otros países del mundo sobre cuándo hay que relajar las restricciones? Quizás.

Sobre todo, cuando se ve cómo en estos días, una y otra vez, la India supera terribles récords mundiales de contagios. Nunca en esta pandemia se había llegado, en ningún país, a cifras como estas, de más de trescientas mil, casi cuatrocientas mil, infecciones nuevas por día.

Si bien estas cifras per cápita a nivel global colocan a este país solo en el puesto número 33 del mundo por el promedio de nuevos casos diarios en la última semana, todo esto cuando expertos aseguran que la cifra real de contagios puede ser, escuchen, treinta veces más que la oficial. Es decir, podemos estar hablando ya de unos 500 millones de contagios desde el comienzo de la pandemia en la India.