imagen_principal-5712.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Por más esfuerzo que hagan, los intentos del Ministerio Público, de Carabineros y del propio Gobierno por poner paños fríos en la Operación Huracán parecen inútiles.

Hoy, los principales protagonistas del conflicto se reunieron por primera vez desde que estalló el caso. El Fiscal Nacional Jorge Abbott y el General Director Bruno Villalobos conversaron por una hora. No hubo fotografías ni imágenes del encuentro.

Ni siquiera hablaron con la prensa, sino que fueron los voceros de ambas instituciones quienes se refirieron a la cita. ¿El resultado? Una reunión de trabajo, dijeron, “habitual”, bajando el perfil al caso.

“Es una controversia, no un conflicto” dijeron desde Carabineros. “Es un hecho gravísimo, pero puntual”, recalcaron de la Fiscalía, en un mensaje coordinado de armonía institucional, impulsado por La Moneda, que no parece verosímil.

Porque los antecedentes conocidos van en contrario: el Ministerio Público denunció seguimientos al Fiscal de La Araucanía Cristián Paredes, un hecho inadmisible en Democracia; además La Fiscalía ha advertido que investigará eventuales manipulaciones de prueba en otros casos, poniendo en duda el trabajo de la institución uniformada más allá de la Operación Huracán.

Y Carabineros hasta ahora NO se ha retractado del durísimo comunicado del General Gonzalo Blu, en que acusa a los persecutores de “amparar violentistas” en la zona sur.

Todo eso abulta el problema, especialmente para las fuerzas de orden, que, a la espera de la investigación administrativa interna, no ha podido despejar aún las dudas.

Y mientras se intenta reconstruir una relación dañada, La Moneda no ayuda mucho con mensajes derechamente contradictorios.

Hoy el Subsecretario Mahmud Aluey envió una carta a “El Mercurio” en la que refuta algunos antecedentes de un reportaje publicado el Domingo en ese diario.

Entre ellos aclara que él se enteró de las vacaciones de Bruno Villalobos el domingo 28 de enero, “al hacerse público”, es decir por la prensa. Aclarando así que NO FUE INFORMADO por el General Director antes de su vuelo a Miami.

Una versión distinta a la del Ministro del Interior Mario Fernández, quien aseguró el sábado que “el General informó que iba a tomar su feriado como tiene derecho todo funcionario”.

Sin mencionar que no hablamos de cualquier funcionario público, sino uno que debe obediencia al poder político. Y que decidió ir a descansar en medio de una crisis de proporciones que urgía su presencia en el país.

Si el Ministro estaba de vacaciones y Aleuy asegura que recién supo el Domingo. ¿A quién le avisó Villalobos? Y si avisó, ¿Por qué no se le exigió quedarse en Chile? Preguntas abiertas de una crisis político-judicial que, reuniones más, reuniones menos, aunque no quieran aceptarlo solo sigue tensionándose….

Tags:

Deja tu comentario