imagen_principal-5262.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Mientras el caso “Operación Huracán” suma nuevo capítulos cada día, con giros propios de la mejor serie policial, en el sur del país el guión, lamentablemente, no ha cambiado mucho.

Esta madrugada una treintena de vehículos fueron quemados en tres puntos distintos de las regiones del Biobío y la Araucanía.

Encapuchados intimidaron a los cuidadores e incendiarion camiones y maquinaria de trabajo de empresas contratistas. Se encontraron panfletos asociados a la CAM, pero tal como ha ocurrido en otras ocasiones los antecedentes son vagos.

Y en el contexto de los dos casos de presunta manipulación de pruebas que están en investigación, la confusión es aún mayor.

Pero el problema de fondo sigue ahí: los ataques incendiarios y la violencia  en la zona sur del país continúa. Y mientras las disputas institucionales continúan, ante la errática y cautelosa mirada del Gobierno, las víctimas son los que quedan esperando una respuesta ante un problema del Estado, que ha cruzado varios Gobiernos y que aún no tiene la respuesta que se necesita.

El Ministro Fernández hoy trató de aplacar las críticas, hablando de la “solidez” de nuestras instituciones y de su capacidad para enfrentar este escenario.

Un mal intento por tratar de tapar el sol con un dedo, más aún en un momento crítico precisamente desde el punto de vista institucional. Porque la Operación Huracán no es más que la última muestra de la incapacidad del Estado por solucionar un problema de origen político que ha sido enfocado únicamente, y de forma ineficaz por cierto, desde el punto de vista de la seguridad. Lo han dicho distintos líderes políticos de la zona, chilenos y mapuche, de derecha y de izquierda.

Aunque suene evidente, el trabajo policial y de inteligencia no ha dado frutos. y por lo visto este verano, solo ha enredado aún más la madeja. Será un tema prioritario, quizás inesperadamente, para el Gobierno entrante, que el Presidente electo Sebastián Piñera y la clase política, esta vez, no podrán esquivar. 

Tags:

Deja tu comentario