imagen_principal-5308.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

La Operación Huracán dejó sus primeras bajas.

Tres semanas después de que la Fiscalía denunciara públicamente una presunta manipulación de pruebas en el caso, el General Bruno Villalobos tomó su primera decisión: llamó a retiro al General Marcelo Teuber, Jefe de Zona Araucanía; al Mayor Patricio Marín; y al Capitán Leonardo Osses, ambos miembros de la Unidad de Inteligencia de la institución; además de cesar el contrato del funcionario civil Alex Smith.

La decisión, explicó Villalobos, la adoptó en base a la investigación que ordenó al interior de la institución. En base a “hechos administrativos”, dijo, y en función a otras diligencias.

El General Director, eso sí, no reconoció las graves imputaciones. Es más: dijo que existe una verdad administrativa y una verdad judicial, como si los hechos variaran en función del observador. Y que él tomaba esta decisión en función de la primera.

Aún así, sin explicitarlo esta es la primera señal de un reconocimiento de los hechos que le acusa la Fiscalía. Sin embargo, hay que fijarse en los detalles.

Villalobos llamó a retiro a estos oficiales. No los da de baja. Es decir, salen por la puerta ancha –con los beneficios que significa– reduciendo a temas administrativos una acusación de la gravedad más absoluta.

El General además insiste en tratar este como “un caso puntual”, entre otras 1.500 investigaciones, descartando que sea un problema de la Institución de Carabineros.

A pesar del grado de los involucrados, cosa siempre importante en una institución jerarquizada. Y por último no hace referencia a los peritajes solicitados al FBI, que serían claves para dar sustento a la versión, que todavía no ha cambiado oficialmente, de Carabineros.

Muchas dudas aún sin responder en un caso que, por ahora, parece empezar a inclinarse en favor de la Fiscalía. 

Tags:

Deja tu comentario