imagen_principal-4191.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Quienes han tomado aviones en largas distancias saben lo difícil que es relajarse con un bebé a bordo en pleno llanto. 

Para anticiparse a esta molestia, los padres de Lorenza, de un año, entregaron unos kits especiales para los pasajeros a su alrededor.

Dulces, chocolate, y tapones para los oídos. Todo acompañado de una tarjeta que decía:

“Me llamo Lorenza y tengo un año. Este es mi primer vuelo y voy a tratar de portarme lo mejor que pueda pero me disculpo por adelantado si me siento irritable, me asusto o me duelen los oídos. Mis papás prepararon esta bolsa con dulces y tapones para los oídos en caso de dar un concierto durante el vuelo. Espero que esto ayude a que su viaje sea un poco más placentero. Gracias”.

La historia original -reposteada por varias personas en otras redes sociales- proviene de la mexicana Pao Reyes Ríos, quien contó lo sucedido en su vuelo a Cancún. Ya ha sido compartida más de 61 mil veces en Facebook.

La idea de crear un “kit de emergencia” por si el bebé se descontrola no es nueva. Hace tres años, un usuario en Reddit publicó una situación muy similar con un mensaje casi idéntico. 

“Hola, extraño. Mi nombre es Madeline. Tendré 1 el 17 de diciembre y es mi primer vuelo. Trataré de tener mi mejor comportamiento, pero me gustaría disculparme de antemano si pierdo el control, me asusto o me duelen mis oídos. Mi mamá y papá te envolvieron estas golosinas. También hay tapones de oídos en caso de que mi primera serenata pública no sea tan agradable como lo sería para mi mamá y papá. Que tengas un buen vuelo”, decía la tarjeta.

Tags:

Deja tu comentario