imagen_principal-3832.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Este viernes el Ministerio de Salud publicó un nuevo protocolo de aborto que permite a instituciones de salud privadas, que tengan convenios con el Estado, ser objetoras de conciencia. 

Este documento, publicado en el Diario Oficial por el Minsal, instaura nuevas disposiciones para la objeción de conciencia en el contexto de la ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. Entre las modificaciones, se incluye la posibilidad de que los centros de salud que tengan convenio vigente con el Estado puedan apelar a la objeción de conciencia, acción que no podían hacer en el reglamento presentado por el gobierno de Michelle Bachelet.

“Las instituciones privadas pueden ser objetoras de conciencia, eso está en la ley y sí tiene que tener los protocolos correspondientes para poder deribar a las personas a las instituciones correspondientes. Esto no es vinculante con el tema de los contratos, osea, independientemente estas instituciones pueden ser objetoras y pueden seguir teniendo contratos con el Estado”, señaló la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Además, añadió que “no ha existido ninguna presión de parte de los privados para modificar el protocolo, lo que se han recibido son consultas frente al protocolo y por eso se decidió mejorar el protocolo y aclarar la situación de cada una de las instituciones y cómo deben actuar”.

Desde la otra vereda, el mundo político reaccionó a la medida tomada por el Minsal y la diputada del Partido Comunista, Karol Cariola, catalogó de “inaceptable” el cambio en el protocolo y enfatizó en que fue “hecha a la medida para el hospital clínico de la Universidad Católica”.

Para más detalles, revisa el video adjunto. 

 

Tags:

Deja tu comentario