imagen_principal-5148.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Tras su reunión con el arzobispo de Malta, Charles Scicluna –designado por el Papa Francisco para investigar a Juan Barros como supuesto encubridor de Fernando Karadima-, la víctima de abusos de Fernando Karadima, James Hamilton, dirigió duras críticas a la iglesia chilena.

Según dijo, Scicluna realizó preguntas de carácter personal y pidió pocos antecedentes sobre el caso Karadima debido a que ya tendría en su poder los antecedentes del proceso. 

El denunciante le expuso, además, que fueron los afectados quienes personalmente hicieron llegar las acusaciones al Vaticano, y no el cardenal Ricardo Ezzati. 

Tras esto, emitió un directo mensaje: “Vuelvo decirlo, a todos los chilenos: Señor Errázuriz, usted es un criminal, y usted Ezzati es un cómplice de otro criminal. No los queremos en Chile”. 

 

Tags:

Deja tu comentario