imagen_principal-7237.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

El fiscal nacional Jorge Abbott envió este jueves la nueva política de comunicaciones para el periodo 2018-2022, con lo que busca limitar las declaraciones públicas de los persecutores y funcionarios del Ministerio Público sobre casos de contingencia nacional.

“Fiscales y funcionarios del Ministerio Público deben abstenerse de emitir opiniones relacionadas con investigaciones penales actuales (…), a fin de evitar la afectación al principio de objetividad” indica el instructivo.

Esta nueva política ya ha generado críticas, dado que agrega: “Tal específica abstención se extiende a todo tipo de canales de comunicación, sean oficiales o no”.

Para Trinidad Steinert, presidenta de la Asociación de Fiscales, este punto en particular genera “ruido”, ya que puede referirse también a comunicaciones vía redes sociales.

“Entendemos que por vía reglamentaria o vía oficio no puede abordar o expandir su autoridad a la vida privada de los actores del Ministerio Público”, comentó la fiscal a La Tercera.

Además, la dirigenta gremial agregó que “esta es una especie de ‘ley mordaza"”.

Por último, el documento consigna la difusión de información será considerada un “acto de corrupción”, sujeto a sanciones administrativas.

Lea el documento adjunto a continuación:

 


Tags:

Deja tu comentario