imagen_principal-9353.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Ya son 90 mujeres las que han acusado al legendario productor de acoso, abuso o violación, y ahora el New Yorker revela la extensa red de intimidación y protección que Weinstein utilizó durante años para cometer sus atrocidades.

Realmente es increíble a lo que pudo llegar este hombre. El reportaje indagó y descubrió que Weinstein recurrió a agencias de inteligencia y espionaje para reunir información sobre sus víctimas y periodistas que pretendían llevar sus testimonios a la luz.

La nota señala a las compañías Kroll (una de las firmas de inteligencia coorporativa más grande del planeta) y Black Cube (una empresa de espionaje compuesta principalmente por ex agentes del Mossad, el servicio de inteligencia nacional de Israel), según consigna Sonar.

Sus esfuerzos se concentraron en callar a la actriz  Rose McGowan quien lo acuso de haberla violado. 

Dos agentes de Black Cube se reunieron en ocasiones separadas con McGowan, posando como representantes de ONGs de Derechos de las Mujeres, para saber qué le había estado diciendo a la prensa. Estos mismos posaron como víctimas de Weinstein ante periodistas que investigaban el caso, para poder así identificar cuánta información manejaba la prensa y también a otras mujeres que hubiesen acudido a los períodicos para contar su historia.

Sonar agrega que Weinstein también contrató a una tercera compañía con la exclusiva misión de desacreditar a McGowan y otras víctimas, instando a buscar ‘trapos sucios’ de estas mujeres para degradar su imagen pública y su credibilidad.

Todo el asunto se lee casi como una novela de espionaje, con el giro macabro de que realmente sucedió. 

Puedes leer el reportaje aquí.

Tags:

Deja tu comentario