imagen_principal-5828.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Luego de la realización de la Fórmula E en Santiago, esta mañana se pudo evidenciar las consecuencias que dejó en la ruta que utilizó la carrera para que los pilotos compitieran.

Entre los puntos negativos, se encontró la escultura de “Ícaro y Dédalo” de Rebeca Matte, que está frente al Muse de Bellas Artes, con una rotura debido a que un camión la chocara en el proceso de desmontaje de las vallas instaladas para la Fórmula E. Situación que molestó a los vecinos.

“Creemos que el Parque Forestal no es el espacio para las grandes manifestaciones”, señaló Héctor Vergara de la Junta de Vecinos del Parque Forestal.

Desde la intendencia Metropolitana lamentaron la situación y aseguraron que los organizadores de la carrera se harán cargo de la restauración, que costaría alrededor de 100 mil dólares, pero que se podría demorar más de 30 días.

Por otro lado, desde la Federación de Empresas de Turismo, valoraron el aporte del Santiago E-Prix en la cantidad de turistas que llegaron al país y Andrea Wolleter, vicepresidenta ejecutiva de Fedetur, comentó “ayudan al turismo y al posicionamiento como ciudad de eventos tanto deportivos, culturales y de otros aspectos”.

Desde el gobierno, además, hicieron enfasis en la difusión internacional y en los ingresos económicos que Chile adquirió por la Fórmula E. En tanto, la alcaldesa de Providencia y su simil de Antofagasta ya ofrecieron sus comunas para la próxima temporada de carrera en 2019.

Para más detalles, revisa la nota completa en el video adjunto.

Tags:

Deja tu comentario