imagen_principal-5732.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Luis Alejandro Flores Leiva demandó a Carabineros de San Bernardo luego que mataran a patadas a su perro poodle en un erróneo operativo en su domicilio ubicado en dicha comuna.

El hecho sucedió cuando un grupo de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de la 14° Comisaría de San Bernardo entróa su domicilio el pasado 6 de diciembre de 2017  buscando a un narcotraficante que además, no vivía ahí.

El hombre detalló en la querella que carabineros subieron hasta su dormitorio en el segundo piso, lo golpearon frente a su esposa e hijos de 6 años y 4 meses y lo bajaron a golpes.

Según detalla Biobiochile, en la habitación también descansaba el perro de la familia que bajó las escaleras ladrando junto a su amo, Luis Flores.

Según relató el afectado en la denuncia, durante este operativo lo pusieron boca abajo mientras otro funcionario llevaba al animal al patio de la casa donde le dio dos patadas, por lo que tras un aullido terminó falleciendo en el lugar.

Cuando a Luis le preguntaron el nombre y éste respondió (mientras lo tenían retenido en el suelo) se dieron cuenta de que no era el hombre al que buscaban y que se habían equivocado al realizar el procedimiento.

Según detalla nuestro medio asociado, Radio Bío Bío, el abogado de la Defensoría de Derechos Animales, Cristián Apiolaza, señaló que  “este es un caso gravísimo debido a que se trata de la comisión de distintos delitos por funcionarios de Carabineros en un contexto de violencia policial; y también, porque involucra una arista administrativa toda vez que tanto el Ministerio Público como los Tribunales autorizaron el operativo en cuestión”.

Este artículo describe un proceso judicial en curso. Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra (Artículo 4 del Código Procesal Penal).

Tags:

Deja tu comentario