imagen_principal-6948.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Una realidad muy distinta a la ya vista en el noreste de Estados Unidos es la que están viviendo los australianos, quienes han tenido que sobrevivir al calor extremo de estos últimos días.

A tal punto han llegado las temperaturas que han captado cómo las carreteras se están derritiendo.

En Sidney las temperaturas han alcanzado los 47,3 grados celsius este domingo. Según la Bureau of Meteorology fue el día más caluroso antes registrado en el suburbio de Penrith, en la ya mencionada ciudad.

La temperatura más alta en la historia de Sidney ha sido de 47,8 grados, solo 0,5 más que la registrada durante el fin de semana.

 

Tags:

Deja tu comentario