imagen_principal-4202.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

El estado de Oklahoma inventó una nueva forma de ejecutar prisioneros que está causando controversia en Estados Unidos: desde ahora ocuparán gas.

Debido a la negativa de las farmacéuticas a vender los componentes de la inyección letal, el congreso local aprobó la ley para usar nitrógeno en forma de gas, con el que se busca generar la hipoxia de los condenados para que mueran por falta de oxígeno.

Este Estado tiene la mayor tasa de ejecuciones per cápita del país. Durante el proceso legislativo, como evidencia se mostró a jóvenes inhalando helio y pilotos desmayándose en pruebas de vuelo, como ejemplo de que la falta de oxígeno en ciertas ocasiones controladas puede llegar a ser indolora.

En el proceso no participaron médicos ni científicos que respaldaran el método y quienes presentaron la idea admiten que jamás se ha probado este sistema para condenados a muerte.

 

 

Tags:

Deja tu comentario