{"multiple":false,"video":[]}

La familia de un hombre de la provincia de Hebei en China cumplió su último deseo. En su testamento, manifestó que quería reemplazar su tumba por el auto que lo acompañó durante sus últimos años.

Según publicó el diario chino Shine, El hombre de apellido Qi era un aldeano de Baoding, fanático de los coches y su último anhelo era morir al lado de su Hyundai Sonata. 

Fue despedido por sus familiares el pasado 28 de mayo y durante el funeral apareció una excavadora para poder introducir el vehículo bajo tierra en un campo construido para el descanso del hombre.

El automóvil se valoró en apenas un millón de pesos.

Tags:

Deja tu comentario