imagen_principal-4252.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Movía multitudes en sus viajes y acaparaba titulares de prensa con cada una de sus declaraciones. Stephen Hawking fue sin duda el genio científico más célebre de nuestro tiempo. El que más capturó el interés popular desde Albert Einstein.

Hawking fue único porque combinó tres elementos. Fue un astrofísico brillante, autor de relevantes teorías en temas como la radiación de los agujeros negros.

También un gran divulgador, que usaba su claridad explicativa y su sentido del humor para acercar la ciencia a la audiencia general.

Y además un ejemplo de fortaleza ante la adversidad; una mente única atrapada en un cuerpo inútil debido a la enfermedad neurodegenerativa por la cual le pronosticaron que no llegaría a los 25 años. Vivió hasta los 76.

No podía moverse, hablar, comer, ni siquiera respirar por sí mismo, pero su cerebro era libre para viajar por el universo desentrañando los misterios del espacio-tiempo, y luego volver para contarnos sobre ellos a través de un sintetizador de voz que captaba los movimientos de su mejilla y los convertía en palabras.

Apareció en Los Simpsons, su voz metálica fue parte de un disco de Pink Floyd y sus conceptos siempre irónicos sobre Dios, el universo y la Humanidad moldearon cómo nos entendemos a nostros mismos.

Desde su silla de ruedas, Stephen Hawking nos demostró que el espíritu humano no tiene límites.

 

Tags:

Deja tu comentario