imagen_principal-21012.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

A esta hora se juega el Super Bowl, la cita cumbre del futbol americano. El evento, reconocido como uno de los espectáculos mas atractivos, es seguido por millones de telespectadores en todo el mundo; un símbolo de la cultura estadounidense. Se enfrentan en la cancha los “Patriots” de New England y los Atlanta “Falcons”, un derecho que se ganaron en la temporada pero que hoy, en la “América” de Trump, toma ribetes más allá del deporte.

En paralelo se desarrolla lo que ha sido descrito como una “confrontación épica entre el presidente de Estados Unidos y la Constitución”. Llegaron a ese punto tras la polémica orden ejecutiva que prohibe la entrada a inmigrantes de siete países de mayoria musulmana. El decreto calificado de inconstitucional y discriminatorio fue suspendido temporalmente por un juez federal que abrió la puerta a los inmigrantes y refugiados. La inmediata apelación para reponerlo presentada por el gobierno fue rechazada este domingo, desatando la ira del mandatario que la calificó de “ridícula”. Muchos, sin embargo, la consideran “una derrota aleccionadora” para Donald Trump.

En Houston, Texas, el escenario del super tazón, Trump suma entre sus amigos al mariscal de campo, al entrenador y al dueño de los “Patriots” mientras al frente los “Falcons” representan a Atlanta, la ciudad de Martin Luther King y los derechos civiles.

Tags:

Deja tu comentario