imagen_principal-8531.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Un volcán arrojando nubes de cenizas ha sumido en crisis a uno de los principales destinos turísticos del mundo.

El paraíso insular indonesio de Bali, que acogió a casi 5 millones de visitantes extranjeros en 2016, está luchando para lidiar con el caos provocado por el Monte Agung en los últimos días.

Las autoridades dicen que hasta 100 mil personas necesitan abandonar urgentemente la zona de peligro alrededor del volcán, que comenzó a eructar ceniza el sábado. 

Las erupciones han provocado el cierre del aeropuerto principal de Bali , dejando a más de 50,000 viajeros varados.

Las autoridades locales estiman que hasta 15,000 turistas ya cancelaron sus vacaciones en Bali como resultado de la interrupción causada por el volcán en los últimos tres días.

El principal aeropuerto de Bali está cerrado y cuesta a la economía local unos USD$18 millones, según Keith Loveard, analista senior de Concord Consulting, con sede en Yakarta. 

“Hay muchas posibilidades de que muchos turistas decidan irse a otra parte”, advirtió.

Indonesia ha estado tratando de cultivar destinos turísticos alternativos como la cercana Labuan Bajo. Pero esto también podría verse afectado por las nubes de cenizas del Monte Agung y por el prolongado cierre del principal aeropuerto de Bali, que es un centro para otras partes del país, según Loveard.

Sin embargo, el caos del volcán puede no tener mayores implicaciones para la economía de Indonesia en su conjunto. Bali sólo representa el 1,5% del producto interno bruto total del país, según Nomura.

Aún así, el presidente Joko Widodo quiere que el turismo represente el 8% de la economía de Indonesia a fines de 2019, un 4% más que el año pasado.

Tags:

Deja tu comentario