imagen_principal-7121.jpg
{"multiple":false,"video":[]}

Tres jugadores de la selección japonesa y una meta: cruzar toda la cancha y hacer un gol.

Sería obvio de no ser porque la formación del rival era 30-30-30, más 10 arqueros. Se trataba de una horda de un centenar de niños que intentaron, por todos los medios, evitar que los profesionales avanzaran. 

Con todo, Hiroshi Kiyotake, Hotaru Yamaguchi y Yosuke Ideguchi lo hicieron ver fácil. Un par de centros al área y definición de “globito” bastaron para derrotar a los pequeños.

 

Tags:

Deja tu comentario